Siniestra Soledad

Anhelo escucharte
el susurro de tu dulce voz que,
como melodioso canto
acalla este oscuro silencio;
silencio que ha opacado
la luz que alumbra mi espíritu,
que impacienta, que desespera.
¡Ahhh el silencio no deseado!
Es el peor bullicio, el más ensordecedor,
pues escucho de todo,
pero no comprendo nada.
Quisieras que estuvieras conmigo,
pues la soledad me invita a hacerle compañía,
quizás ella se siente igual de sola que yo.
Escucho tu voz en mi lejano pensar,
la imaginación me hace sentirte cerca,
la desesperación me hace verte lejos,
la esperanza me hace creer que un día volverás,
¡si, lo sé, volverás!
Y por fin podré escucharte.
Por fin tu voz endulzará mi amargura,
he hidratará mi sequía.
¡Vuelve! Grita desesperada mi angustia,
pues mi soledad es turbulenta,
el silencio es asfixiante,
la tranquilidad es te la melodía tenebrosa.
Sin ti la melodía se escucha trágica, mortuoria.
Sólo quiero sentirte cerca
tu radiante mirada, que reviva mis agotadas fuerzas;
tu dulce beso que haga correr de nuevo mi sangre,
y me haga sentir una persona viva.
Quiero ser nuevamente hombre,
pues sólo soy la fisonomía de alguien que ama y… Espera.
¡Que nublado esta mí entorno!
¡Que siniestra soledad!

De: Henry Orellana.

Manda tu comentario!!!

Importante:El comentario estara en moderacion hasta que un administrador lo acepte. No te preocupes si tarda en salir.