La carta

No he podido acercarme a tu aposento
Ni a tu sombra siquiera he concurrido
Hame sido imposible ser atento
Para entregarte en persona mi cumplido
Por ello una carta yo te escribo
Sencilla en cuatro letras confundida
Para decirte que es mucho lo que arribo
Al despedirme de ti mortal herida
En cada renglón portando rogativa
De perdón y olvido a mis temores
Tú sabrás esconder los sinsabores
Que por tu amor te mantenían cautiva
Una oración en cada letra yo detento
Para decirte lo mucho que te he amado
No he comprendido la maldad de mi pasado
Y eso me aflige y me deja sin sustento
Rogaría al Infinito que mi ausencia
No perturbe tu paz ni tu belleza
Que en tu morada haya siempre la entereza
De aceptar la despedida con clemencia
Recibe, pues, en tus manos esta carta
Con lágrimas escrita hasta el final
Ella será sin duda una pancarta
Que mostrará que mi saludo no es banal.

De: Gonzalo Merino Perez.

Manda tu comentario!!!

Importante:El comentario estara en moderacion hasta que un administrador lo acepte. No te preocupes si tarda en salir.