Hacia ninguna parte

Hoy la soledad se me hace olvido,
hoy tus ojos son tormentos,
es la oscuridad, la dueña de mi ser
y son mis fuerzas flaqueantes
las que hacen temblar mis huesos.

Si yo pudiera dibujaría
con la luna tu sonrisa rojiza,
pero ya estoy perdida
y no sé por dónde se sube.

Y ya no creo en nada,
ni siquiera en la luna
porque hace mucho que no la veo
y quizá ya esté allí
y quizá tu sonrisa tampoco.

Y entonces siento miedo,
pero no se lo cuento a nadie
ni siquiera al viento,
porque ya me cree;
le he mentido tantas veces
que no distingo lo que es verdad
de lo que no y quizá nunca lo hice

Tengo miedo de olvidarte
en las noches ya invoco tu figura
no me invade tu olor
pero aún me queda tu calor
como cuando estás cerca de mí.

Si siento frío, tu ser me abriga;
si me siento sola, tus manos me acarician,
como siempre, como en invierno.

Es tu calor lo que hace respirar
lo que me impulsa a seguir
a seguir… hacia ninguna parte.

De: Diana Salazar.

One Response

  1. Distinta | Poemas de amor Says:

    […] Tu vida es más que la mía. Sin esfuerzo encantas mi ser, y lo destruyes sin querer. Sales de la nada y apareces en todo, Distinción de la masa, que te cubre, pero no opaca tu brillo. No quiero una vida a tu lado, sino seguir admirándote a la distancia, para alcanzar la exactitud de lo soñado, que eres tu mujer, mi ser amado. […]

Manda tu comentario!!!

Importante:El comentario estara en moderacion hasta que un administrador lo acepte. No te preocupes si tarda en salir.