Feliz día de San Valentín

Porque todavía me observas.

Fuga repentina,
sin lugar a esperanzas,
con tu piel ya serpentina,
dejaste aguas mansas.

Arribo a un milenio
y ha caído el invierno,
estación que ambos odiamos,
aún conservo tu ingenio.

Ochenta años quisiera
y adueñarme de tu presencia,
más la sal de las olas se pierde
y en espuma contonea.

Y a pesar de tu predicción
y tétrico consejo,
hoy engendro un embrión
que desconozco su sexo.

De: Marta G. Santander Suástegui.

Manda tu comentario!!!

Importante:El comentario estara en moderacion hasta que un administrador lo acepte. No te preocupes si tarda en salir.