Esa mañana

No puedo evitar recordar tu cara,
Tu pelo corto que no se dejaba pellizcar,
Esa mañana soñé con los ángeles chillar y suspirar,
No sabía que ese sueño se volvería al fin realidad.

Te agotaste tan deprisa como un parpadeo de tus sentimientos,
Que no aguantaste… y el suspiro voló de tu boca a mis oídos,
Enfrentados en esa cama vacía de encuentros,
Perdí la cordura de lo hermoso que fue.

No era mi primera vez, sino mi primer comienzo,
En mí, en vos, algo cambio y lo sé,
No es un deseo innato es algo que solo me entregas tú mismo,
Es el silencio que me das para abrazarme tan fuerte y con amor.

Pronto te debes ir,
Aunque quieras quedarte y no poder más,
Ese calor intenso permaneció aunque te hayas ido,
No importa lo que pase afuera o me pierda en el olvido,
tu corazón se quedó conmigo.

De: Belén Varela.

Manda tu comentario!!!

Importante:El comentario estara en moderacion hasta que un administrador lo acepte. No te preocupes si tarda en salir.