Cupido

Disfruto de esas noches,
que duermes a mi lado,
después que nos amamos,
exhaustos nos quedamos,
tu cuerpo con mi cuerpo…
ni siquiera se rozan…solo sienten.
Después bajo las sabanas
como si fuera un rito,
mi pie y tu pie se buscan…
se encuentran y se juntan,
para así dormirnos
con nuestros pies unidos.
Entonces ahí sentimos
aquella paz tan plena…
ternura infinita
y este tan grande amor.
Presiento que se ríe
ese niño gozoso
que con su flecha una noche
le dio a mi corazón.
Cupido….destino, no se
tal vez tan solo fue
el milagroso Dios.
Cualquiera de ellos sea
que ha provocado esto,
feliz ha de sentirse
por tan inmenso amor.

De: Maria Cristina Serrano.

Manda tu comentario!!!

Importante:El comentario estara en moderacion hasta que un administrador lo acepte. No te preocupes si tarda en salir.