El tiempo que corre en contra

El tiempo va corriendo en contra, y a cada minuto rompe las ilusiones, en distintos tamaños de pedazos.
Algunos se recomponen, otros se quedan insalvables.
El tiempo está dejando caer sus inmensos y pesados granos de arena.
El reloj enfrente no avisa, sigue su camino y el camino no existe.
Quedose perdido en el mismo tiempo, lo diluyó la impaciencia y ésta se deshizo ante mi misma, no dejando lugar a esperas, ni nuevas sendas.
Amaneció un día como tantos, las luces del alba se confundieron con las de la noche, pero la noche no tenía ya estrellas, ni luna, era tan oscura que asustaba.
Ni las luces de las farolas iluminan aquella noche, la más larga, la más cruel.
Noche de sombras inquietas, de ruidos del alma, noche eterna siempre interminable, confusa por su penumbra.
Mezcláronse tantos versos que todo se tornó difuso, inalcanzable, escapando de las manos como agua de fontana.
Corre el manantial sin prisa en espera de parar, mas aguas que corren, jamás se habrán de parar.
Detén el agua tiempo y para el reloj, que sus grandes granos de arena solventen la espera, que ni paciencia, ni impaciencia acompañen mi noche.

escrito por grecia R

Manda tu comentario!!!

Importante:El comentario estara en moderacion hasta que un administrador lo acepte. No te preocupes si tarda en salir.