Dulces recuerdos en el salado mar

Nos despertamos al amanecer, oliendo ese aroma a mañana bonita sólo estábamos tú y ese chocolate de fresa. No sé si era tu mirada penetrante la que me llevaba a pensar que el mundo más modesto era apenas real.
Recuerdo te pedí un favor “estira tu mano y llévame contigo” así no fuese tu voluntad. O bueno no me des nada, amor, no me des nada: yo te tomo en el viento, te tomo del arroyo de la sombra, del giro de la luz y del silencio.

Nos posamos debajo de unas palmeras a hablar de todo un poco, las palabras en esa escena no eran la protagonista. Comentábamos lo difícil que es escoger entre caminos, sabiendo que otros quedarían atrás. De lo feo que ese sentimiento cuando pensamos que la esperanza está perdida, de saber que lanzamos ya la flecha y no volverá, saber que emitimos la palabra, y que perdimos una oportunidad. El tiempo parecía detenerse a su lado aunque las agujas del reloj avanzaran sin esperar nada.

Por ahí pasaba un hombre caminando muy sólo, él iba sin rumbo fijo, le pregunté ¿señor le sucede algo?, con sigilo ha respondido, he perdido esta batalla, y yo sólo era el que luchaba, la soledad y el silencio a veces puede ser la mejor compañera y consejera. La última vez que tenía los ojos abiertos era muy claro, se escuchaban los cantos del pájaro la arena golpeándonos en la cara y el molesto ladrido de un perro viejo, ya estaba oscureciendo se notaba que el sol ya tenía sueño pero parecía que quería jugar y se estaba escondiendo, del Sol cae un racimo en tu ropa oscura.

Y después en la noche las grandes raíces crecen de súbito desde tu alma. Y a lo exterior regresa, las cosas en ti ocultas. Innumerable corazón del viento latiendo sobre nuestro silencio enamorado. Zumbando entre los árboles, orquestal y divino, como una lengua llena de guerras y de cantos. Viento que lleva en rápido robo la frondosidad, nos despedimos y en el adiós ya estaba la bienvenida…

De: Lheylhen López.

One Response

  1. Bitacoras.com Says:

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Nos despertamos al amanecer, oliendo ese aroma a mañana bonita sólo estábamos tú y ese chocolate de fresa. No sé si era tu mirada penetrante la que me llevaba a pensar que el mundo más modesto era apenas real. Recuerdo te ped…..

Manda tu comentario!!!

Importante:El comentario estara en moderacion hasta que un administrador lo acepte. No te preocupes si tarda en salir.