May 5
He vuelto a sentir esa emoción
de un roce de piel,
la tranquilidad de una sonrisa,
la esperanza de un beso.

He vuelto a mirar
con los ojos del bohemio
y la melancolía de aquel soñador
que se perdió en el tiempo.

Has hecho renacer
la sensibilidad del poeta
y el corazón olvidado
que existían en mí.

Volvió la timidez del niño de antaño,
aquel que tocaba el cielo,
que no intercambiaba falacias por caricias,
aquel que corría por sonrisas.

Ahora,
la sonrisa perseguida es la tuya
la que arranca mis suspiros,
mis versos sin sentido
y unos pasos indecisos.

Todo esto te lo agradezco
aunque tu no lo sepas
y espero algún día
juntar toda esta ira
y apresurarme a darte un beso.

Y que leas estos versos llenos de falacias
y no a cambio de caricias
Sino de una vida
Tu vida
Nuestra vida.

Por: Eduardo A. Molina Bayliss

Abr 29
Si hoy mi felicidad quisiera un nombre,
le diría que tu corazón es su destino.
Si hoy mis ojos quisieran evocar un paisaje,
desearía ver la profundidad de los tuyos.
Si hoy mis oídos quisieran oír la más dulce melodía,
tu voz le sería su eterno consuelo.
Si hoy mis labios tuviesen sed de besos,
solos los tuyos saciarían sus ansias.

Porque solo tu piel desea mi piel,
porque solo tu aroma desea mi existir;
para poder así, a medias, seguir existiendo
con esta rara mezcla de sueños e ilusiones
que mi corazón va produciendo.
Para mantener aun fiel la llama
Que necesito para existir y vivir,
en medio de tan funesta soledad.

Si hoy mi felicidad quisiera un nombre,
hoy y siempre llevaría el tuyo.
Porque tuya es mi felicidad y dicha,
tuya mi alegría y la luz, que hoy me guía,
en medio de tanta oscuridad,
Tu nombre, suave corazón le pondría,
a mi felicidad que con amor ansía,
ser dueño de la tuya, hoy, mañana y siempre,
como tu, eres el nombre y el dueño de la mía.

Por: Daniel Arregui

Abr 24
Siempre estás conmigo
en mis noches de nostalgia
me recorres todo el cuerpo
con caricias que me dejan
un susurro en mi oído
y un beso tibio en el alma.
Te me acercas muy despacio,
y al tocarme me declaras
el amor que por mi tienes
y que guardas en mi almohada.
Tu secreto me lo dejas
tan cerquita de mi cama
para que cuando amanezca
quede tu huella en el alba.
Me cobijas con tu abrazo
hasta que el sueño me gana,
porque siempre estas conmigo
en mis noches de nostalgia.

Por: Andrea de Caseros

Abr 14
Hoy nuevamente te encontré
y sin quererlo….otra vez yo fui sensible,
al recuerdo de tus besos,
y calor que hay en tu piel.
Removiste mis memorias,
Agitaste sentimientos,
De los días cuando juntos,
los vivimos a placer.
Encendiste el dulce fuego,
flama eterna de tu amor,
Que vivió a tu recuerdo
Y a ese nunca triste adiós.

Por: Anna

Abr 9
A un Ángel le pregunté,
¿Cuál es el peor castigo?
Y el Ángel me respondió;

Que entregues tu corazón,
Y las puertas estén cerradas.
Que entregues tu alma,
Y no haya brillo en sus ojos.
Que entregues tus besos,
Y roces unos labios fríos.
Que entregues tus manos,
Y te encuentres siempre caída.
Que entregues tu sonrisa,
Y no te reflejes en su rostro.
Que entregues tus caricias,
Y no recibas un cálido abrazo.
Que entregues tu llanto,
Y no tengas consuelo.
Que entregues tus sueños,
Y no exista futuro.
Que entregues tus palabras,
Y obtengas un vacío.
Que entregues tu integridad,
Y ganes debilidad.
Que entregues tu espalda,
Y cargues con tu lamento.
Que entregues tu oído,
Y no existan palabras.
Que entregues tu olfato,
Y no haya fragancia.
Que entregues tu cuerpo,
Y no haya valor.
Que entregues tus pies,
Y camines un desierto de agonía.

¡Tú me preguntas!
¿Cuál es el peor castigo?
Y yo te respondo;
Amar… y no ser amado.

Por: Belén Velasco

« Cartas anteriores Siguientes cartas »