jul 2
Gracias por todos los momentos
que hemos compartido
momentos llenos de sentimientos
y pensamientos compartidos,
sueños y anhelos,
secretos, risas y lágrimas,
y sobre todo, amistad.

Cada preciado segundo quedará atesorado
eternamente en mi corazón.

Gracias por dedicarme tiempo
tiempo para demostrar tu preocupación por mí,
tiempo para escuchar mis problemas
y ayudarme a buscarles solución,
y sobre todo,
tiempo para sonreir y mostrarme tu afecto.

Gracias por ser lo que eres
una persona maravillosa.

Pude contar contigo
cuando necesitaba en quien confiar
y pedir consejo.

Gracias a ti comencé
a conocerme
e incluso a apreciar lo que soy.

Por: Autor desconocido

abr 7
Si ayer te dijo que no,
no le guardes rencor,
ser sincera prefirió,
tal vez fue lo mejor.

En el llanto
consuelo no hallarás
será como un mal sueño
que parece no tener final.

Pero en brazos de esta amiga
consuelo tu alma hallará,
y verás que de ese sueño
tu corazón libre saldrá.

Si piensas que en el mundo
ahora solo tú estás
y que jamás en tu vida
un cariño encontrarás,
recuerda que tras la montaña
un rayito de sol se escapará
y que bajo la tormenta
una cabaña aparecerá.

Si ayer te dijo que no,
no le guardes rencor,
ser sincera prefirió,
tal vez fue lo mejor.

Con el rencor
tu corazón se ahogará
en la misma sangre
que de allí brotará.

Pero tienes a una amiga
que tu herida sanará
con un lazo de cariño
y curitas de amistad.

Si piensas que en el mundo
ahora solo tú estás
y que jamás en tu vida
un cariño encontrarás,
recuerda que no pasará noche tan fría.
que no te vaya a cobijar,
y que no pasará un día
que no te llene de alegría.

Por: Keri Love

oct 26
Cuando tengo algún problema
él esta para escucharme
pues el siempre me aconseja
y me ayuda a desahogarme.

Cuando pienso en el fracaso
me regala una esperanza
y me dice que en mis pasos
yo debo tener confianza.

El me comparte sus penas
y también las cosas buenas
que le pasan en su casa
y en la escuela.

El me hace mirar mis faltas
cuando cometo un error
y nunca me da la espalda
cuando le pido un favor.

Cuando el tiempo nos separa
los recuerdos nos consuelan
y si es grande la distancia
no importa lo que suceda
pues somos amigos
y nuestra amistad
es lo que nos mantiene unidos.

El es mi amigo sincero
y mi más fiel compañero
el que guarda mis secretos
y me sabe comprender.

El que me dice
cuenta conmigo
es mi mejor amigo.

Para: Roberto Lara Díaz.
De: Manuel Zaid.

sep 17
¿Oyes eso, alcanzas a escuchar?….
¡En el espacio, retumbando en el aire
Haciendo eco contra las montañas ¡
Lo que oyes es mi voz; es mi oración a la vida,
La oración en la que hoy di gracias; pero… ¿por qué tendrías que oírla?
Pues sencillo; esta oración lleva tu nombre,
Una oración que compuse en tu honor.
Grite al viento y dije a la vida;
Que quería que llevara mis palabras a tu oído.
Son sencillas letras pero no quiero que se pierdan en mi mente,
Ni mucho menos en papeles destruidos con el tiempo.
Dirás que es torpe mi escritura; pero es que cuando es tanto…
Aquello que quieres expresar cuesta hacerlo solo con palabras.
Pero hare un esfuerzo; y aquí comienzo: si eres más que un ser
De tantos caminando por el mundo; eres quien marca sonrisas en el rostro Y depositas alegrías en los vacíos corazones;
Si con tu voz calmas las aguas de mis agitados pensamientos,
Pues en tus palabras viaja suave el afecto.
Como no dar gracias a la vida; si con tu ser llenas espacios inalcanzables.
En el corazón reposa por ti el afecto y es siempre mi deseo que de tu vida solo conozcan alegrías.
Como no dar gracias a la vida, si tu nombre es más que un buen recuerdo es una dicha y un privilegio conocerlo. Como no dar gracias a la vida……

De: Santiago Villada.

ago 23
Me lo pediste aquel triste día
en que te conocí por primera vez.

Solo podemos ser amigos
me dijiste, y mi corazón grito
mi pobre desilusión.

Yo quería contigo
ser más que un amigo
pero tú no lo pudiste entender.

Ahora mi querer
será para otra ya que para ti
solo tendré amistad.

Espero que alguien
te haga feliz
como yo no podre
pues solo habrá amistad
en mi triste realidad.

De: Luis Ruiz.

« Cartas anteriores