mar 28
Quizá para mi forma de ver la vida, decir adiós no es una frase, implica el abandonar una parte de tu vida para comenzar una nueva. El dejar no solo a la persona de quien te despides sino todo lo que te ata a ella, no significa olvidarla, al contrario, pero sin dolor.

Para decirle adiós a una persona primero debes estar completamente seguro de que quieres que salga de tu vida, de que tú te diriges hacia un camino donde no hay cabida para los dos; pero sobre todo debes asegurarte de que esa despedida es para los dos el capitulo final de un libro lleno de recuerdos felices que llevarán toda su vida.

Si no puedes convencerte de esto, es inútil que le digas adiós a esa persona que quieres, porque esto dejará de ser un hecho, para convertirse en una frase fría y vacía que al contrario de hacerte mas fuerte, te desgarra el alma al repetirte cada día, que habría pasado si en vez de abandonar a ese alguien hubieses luchado por el y esa es una duda que con el tiempo se convierte en frustración, en un capitulo vació que te esforzarás por borrar y tanto será tu esfuerzo que lo recordarás aun mas.

Dicen muchos escritores que recordar es volver a vivir y el volver a vivir un capitulo triste de tu vida te hará temer cada día mas en volver a equivocarte con alguien.

Todo en esta vida es pasajero, pero no es fácil dejar que la vida pase frente a tus ojos sin que tu sepas que la estas desperdiciando en cosas inertes que solo te hacen creer que eres feliz sin preguntarte si lo eres.

Porque a veces vivimos tan esforzados por encontrar la gran felicidad que nos olvidamos de esas pequeñas alegrías que le dan sentido a nuestras vidas.

Estas seguro de que el decirle adiós a esa persona que quieres es un hecho que te conlleva a ser una persona feliz, realizada y sobre todo consciente de vivir su vida plenamente y que el día de mañana recordarás a esa persona y no te atormentará.

¿Que hubiese pasado si…?

Analízate y cuestiona antes de tomar una decisión, por que esto te ayudará a crecer como ser humano hoy y para siempre.

Para: Melissa Lizeth Colindres Irias
Por: Sergio Murillo

ago 12
Te regalo, tu libertad, aunque ella nunca se fue de tu lado, cuando estabas conmigo. Te regalo, la experiencia, para que aprendas de ella, para que cuando consideres prudente encararte al amor, no cometas los mismos errores al escoger quien compartirá contigo, los momentos importantes en tu vida.

Te regalo, el recuerdo, para que lo guardes en la cajita de tu corazón y cuando estés a solas lo veas como un tiempo en que todos los momentos fueron hermosos, al haberlos compartido con quien en ese instante significaba amor.

Ahora, después de haberte regalado lo que tenía un gran valor para mí, me marcho y reconozco que es el momento de decir adiós. Un adiós que se queda guardado en mi alma y ella misma será la que se doblegará ante Dios pidiendo tu felicidad, en tu largo caminar.

Por: Mariana Monterroso

ene 8
¿Cuál es tu habilidad?

¿Cuál es tu habilidad sobre mí?

Haces que mi corazón explote y se rebobine hacia mis manos, haciendo que la inspiración mueva mis dedos sin parar y que en cada palabra que escribo me acuerdo de ti, a la vez que se asoma una sonrisa desde lo profundo de mi alma.

Haces que textos se asomen al prefacio de mi conciencia, para una vez más abrir los ojos a media noche y mirar a la luna que me regalaste.

Esa es tu habilidad sobre mí.

De: Liz Navarro.

dic 13
Cuando una chica está callada, millones de cosas dan vueltas por su cabeza.

Cuando una chica no está discutiendo, está pensando detenidamente.

Cuando una chica te mira con ojos llenos de preguntas, se está preguntando por cuanto tiempo estarás cerca.

Cuando una chica te responde “estoy bien” tras unos pocos segundos, no está para nada bien.

Cuando una chica te mira fijamente, esta deseando que seas suyo para siempre.

Cuando una chica quiere verte todos los días, quiere que la mimes.

Cuando una chica dice “te quiero”, eso es exactamente lo que quiere decir.

Cuando una chica te dice “te echo de menos”, nadie en este mundo puede añorarte más que ella.

nov 20
Glorioso amor, divina inquietud… Extraño tu emoción, tu fuerza incomparable. Enamorado del amor, quizás, sentimientos sinceros, sin duda, vivir enamorada la única forma de vivir, que voy hacer sin amor, quisiera volver a perderme, en esa emoción… En esa exquisita sensación…

Un amor puro, n amor real, no te me escondas amo, no me dejes hueco, necesito vivir… Necesito amar, para sentirme completo… Para sentirme vivo, regresa a mí, en un alma buena… En un corazón sincero… Para que llenes mi corazón, para que cures mi alma… Quiero volver a cantar, ¡Oh! glorioso amor, divina inquietud… Regresa a mí… te espero… Regresa a mí…

De: Manuel.

« Cartas anteriores