Y del pasado viene

Cuando el amor llega a nuestra vida no tenemos escapatoria. Lo que separa al amor de la amistad como lo ves son tres espacios y cuatro letras, es decir nada; y esa barrera la crucé muy joven un 17 de febrero sin saber lo que sentía, simplemente la curiosidad me llevó a tomar esa decisión y a darte ese sí. Éramos dos niños jugando a enamorarse, tú 14 y yo 12.

Los momentos más lindos de mi juventud los recuerdo a tu lado, al lado de ese primer amor con el que sueña toda niña. Lamentablemente todo nos duró poco porque a cinco meses de aquel febrero la distancia nos separó, tu allá y yo aquí, y aun así continuamos con nuestro amor de lejos, sinceramente nunca te olvidé amor, siempre te recordaba, vivías en mi mente, te guardaba en mi corazón y te amaba en silencio; para mí la distancia no fue motivo para dejar de quererte sin embargo, no te niego que muchas veces llegué a pensar que estaba perdiendo mi tiempo al esperarte y que nuestro amor era imposible.

Lo que hacía contigo no lo hice, ni lo haré con nadie por ti llegué a olvidar mis sueños, muchas madrugadas me desvelé por saber de ti. Siempre recuerdo que una vez hablamos durante siete horas seguidas sin dormir y todo por saber de ti y por sentirme o trasladarme por un momento a tu lado. Así pasamos dos años hasta que un día regresaste a mi ciudad ¡qué alegría sentí al verte! Pasaron algunos días y me di cuenta que todo había cambiado, que ya nada era igual que antes, que yo me había quedado en el pasado alimentando un amor de niñez y tú habías crecido.

Lamentablemente nada funcionó… Todo lo vivimos sin ver la realidad y te acostumbraste simplemente a amar y cuando decidí que todo iba a cambiar no te resignaste a ver la verdad. Es difícil ver como terminó lo que en tres años construimos tú y yo en menos de un instante yo me dediqué a acabar con eso poniendo fin al amor. Después de ese final tan inesperado viví los momentos más fuertes de mi vida el proceso para olvidarte era difícil, mas no imposible y poco a poco logré olvidarte.

Siempre le pedía a Dios que si nuestro amor era correspondido y si teníamos futuro más allá de un noviazgo que nos diera otra oportunidad, pero cada día las peticiones eran más imposibles para mí, pues te veía con una novia y con otra…

Y eso hacía que se desvaneciera lo mucho o poco que sentía por ti, luego de dos años cuando ya mi vida estaba completamente cambiada, cuando al fin te había olvidado y había comprendido que lo mejor había sido separarnos volviste a aparecer en mi camino queriendo otra oportunidad, la verdad lo pensé, pero recordé las muchas veces que le pedí a Dios que llegará ese momento y esa es la razón por la que hoy estamos juntos, compartiendo nuestras tristezas y alegrías. Fuiste mi amor secreto, mi amor imposible y ahora eres mi amor eterno.

La verdad contigo he vivido cosas maravillosas que jamás imaginé vivir, el amor que me das es el amor más lindo que he recibido de un hombre por esa razón siempre serás el hombre de mi vida.

Le pido a Dios que mi futuro sea junto a ti, ya que sueño con despertar todas las mañanas de mi vida a tu lado, que me despiertes con un beso, que discutamos juntos cual es el mejor colegio para nuestros hijos… Y muchas cosas más amor. Definitivamente pienso que nuestro amor es la muestra que en el mundo nada es imposible.

Si nuestro destino no es estar juntos en un futuro y formar el hogar con que soñamos y cada uno de nosotros toma rumbos distintos, quiero que me recuerdes toda tu vida como la mujer que más te amo en este mundo y como la mujer que aun después de esta vida te seguirá amando. Y si cuando me recuerdes sabes que aún vivo, entonces piensa que en alguna parte del mundo existe una mujer llamada Francismar Pérez que te amo, te ama y te amará inmensamente y para siempre.

Si Dios me diera la oportunidad de morir, volver a nacer y de elegir con quien pasar el resto de mi vida te elegiría sin duda nuevamente a ti.

De: Francismar Pérez.

One Response

  1. Bitacoras.com Says:

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Cuando el amor llega a nuestra vida no tenemos escapatoria. Lo que separa al amor de la amistad como lo ves son tres espacios y cuatro letras, es decir nada; y esa barrera la crucé muy joven un 17 de febrero sin saber lo que …..

Manda tu comentario!!!

Importante:El comentario estara en moderacion hasta que un administrador lo acepte. No te preocupes si tarda en salir.