Una triste despedida (II)

Continuación de esta carta: Una triste despedida (I)

No te pedí que me amaras. No te pedí que me quisieras. Nunca te pedí que me extrañaras. Solo te pedí que estuvieras conmigo, que me dejaras estar a tu lado, que me dejaras amarte, cuidarte, solo quería ser feliz contigo, solo pretendía que tu llenaras los espacios de soledad que habían en mí, que llenaras mis tristezas, no me importaba vivir a escondidas de los demás, no me importaba vivir en esta mentira que fue la mentira más bella y más hermosa porque fui feliz

Perdóname, por amarte tanto, por haberte echo esclavo de mis sueños de mi amor de mi vida, una vida que está muriendo, pero que igual cumple la promesa de amarte para siempre? Yo ya no estoy aquí definitivamente, morí, aquel día al salir de tu cuarto y dejar en esas cuatro paredes los momentos más felices de mi vida.

El mundo se me escapó de las manos y para mañana tengo que ir detrás de él, alcanzarlo y ponerme de nuevo en mi lugar y dejar algunas cosas atrás. Entre ellas? tú. En realidad duele, duele desprenderse de algo que amas con todas tus fuerzas. Pero tal vez sea algo necesario. El tiempo lo dirá. No quisiera hacer esto, pero sólo me voy a llevar algo que un día dejé en tus manos sin que me lo pidieras, por eso no puedo reprocharte nada, es mi corazón. No es que no quiera dejártelo, ojala y pudiera estar contigo para siempre. Pero es como que necesita algo de arreglos? ¿Sabes?,.. Como explicarte,.. Necesito cuidarlo un poco para que se recupere, para que sane y vuelva a latir. Y vuelva a ser el de antes. Necesito ponerle esas alas que tal vez sin querer le arrancaste en un descuido. Necesito hacerle entender que no es que seas una mala persona. Necesito explicarle que el Óscar que conocimos está escondido detrás de algo que no podemos quitar. Y aunque yo quiera ir y romper eso, no se puede. Tengo que recordarle que te prometimos no lastimarte. No puedo obligarte a salir de esa decisión si no quieres, aunque por dentro tengo la extraña sensación de que si quieres, porqué alguna vez me dijiste ?te amo? Dos palabras que no puedo arrancar de mi mente. Dos palabras que no puedo olvidar. Y jamás voy a olvidar. Porqué laten y se grabaron en mí, Pero lamentablemente no estás dispuesto a enfrentarlo. El mundo sigue dando vueltas. La verdad, que fue un gusto enorme conocerte, de verdad. Mucho más maravilloso fue amarte y tenerte conmigo un tiempo.

Como alguna vez te lo dije, me haces sentir chiquita a tu lado? y a la vez la mujer más afortunada y grande del mundo. Tal vez no me creíste? Supongo que pensaste que fue otra mentira más. Ya no importa. No tenías por qué hacerlo. Es demasiado lindo, es demasiado tierno que te digan eso. Y esas cosas son como que le tienes temor. Mira, vas a terminar de leer estas líneas y vas a entender que no miento. Que fui sincera y lo que siento y lo que me pasa hasta hoy lo puedes ver. Lo estuviste viendo sin darte cuenta. Sin quererte dar cuenta.

Te quedaste en algunos detalles negativos que no me diste oportunidad de cambiarlos, de acomodar. Pero bueno, es lo que tú elegiste Ojala pudieras ver el otro lado de las cosas. Ojala pudieras. Ahora te estoy hablando con lo poco que queda de mí. Nunca hubo cosas que te dijeron que había. O que te inventaste tú mismo no sé para qué. Tal vez? para buscar una excusa? Ahora ya no cuenta, no te preocupes, ya no importa, no voy a meter aquí todo lo que te dijeron tal vez tus ?amigos?? Para qué? no vas a entender nunca lo que tienes que entender hasta que una verdad te lastime, y espero no estar ahí cuándo eso pase. Y ahora, antes de irme, si me lo permites quiero devolverte algunas cosas y tal vez quedarme con algunas:

Te devuelvo esos pensamientos que pusiste en mi cabeza. También los que vas a poner. Cosas que ni pasaron, no pasan y tampoco van a pasar. Yo me quedo con lo que creo que es verdad. Me quedo con los hechos que hablan de ti por sí mismos. Te devuelvo mis ilusiones y planes de presentar al chico que había aparecido en mi vida a todos mis amigos. Te devuelvo tus ojos, los más bellos que nunca tuve. Me quedo tan sólo con algunas de tus miradas. Te devuelvo mis ganas a que llegue la noche para ir a verte. Te devuelvo mis ilusiones de ir a almorzar nuevamente juntos, de irte a buscar y abrazarte. Te devuelvo ese ?encuentro imaginario? que siempre tuve. Te devuelvo mis planes para cuando estuvieras acá compartiendo mucho de lo que tenía para ti, cuando no pudiste entender en realidad que mi vida está aquí, no en otro lugar. Me quedo con la primera vez que te conocí, por cierto, un día muy especial. Tal vez algún día sepas porqué. Te devuelvo mis pensamientos de ?lo veré o no, esta vez? cuándo iba hacia tu cuarto. Me quedo con tus palabras ofensivas que me hacían reír y alegrarme, y que pensaste que yo pensaba que eran insultos por tu manera de expresarlas. Me quedo con esas despedidas que duraban hasta el amanecer y que tal vez en el fondo deseaba con toda el alma que no amaneciera porque no quería irme Me quedo con esos largos y lindos momentos que a veces me dejaban sin aire. Te devuelvo mis ganas de algún día ayudarte con lo que me pediste. También te regalo todo ese tiempo que ahorré para poder hacerlo. Te devuelvo las pocas historias que te conté mientras parecía que no me escuchabas o estabas en otro lugar. Te devuelvo las lágrimas que no lloré mientras te ibas a otro lado. Te dejo una canción. http://es.youtube.com/watch?v=b7e3-N3DNXI&feature=related

Te dejo mi deseo de que seas feliz. Te dejo mi oración a Dios para que otra o tal vez Patty te pueda ver como yo te veo y amarte como te lo mereces, y que pueda hacerte feliz. Te dejo un grito que siempre quise soltar frente a ti: TE AMO¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡. En el que queda toda mi voz sonando en cada estrella. Te dejo mi amistad, de esas que no creo que tengas, me digas lo que me digas. Te dejo mis ganas de cuidarte. Te dejo mis celos, celos tontos que no eran de desconfianza. Celos que no supiste entender que causabas y después no te los aguantabas.

Te dejo todas las lágrimas que derramé mientras escribía estas líneas. Te dejo mi falta de aire, el dolor que en este momento siento, el dolor. Mi coraje. Todo te lo dejo aquí. Y me quedo con lo que no puede dejar de sonar en mi alma, dos palabras: ?TE AMO?, que alguna vez me dijiste de verdad.

Parece que después de todas estas lágrimas estoy un poco mejor? Sentía la necesidad de escribirte todo esto y que este EMAIL estuviera dedicado a ti. Al final tú estás feliz y eso me alegra enormemente? Aunque no sea a mi lado. Te Amo.

De: Daniela.

2 Responses

  1. Bitacoras.com Says:

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Continuación de esta carta: Una triste despedida (I) No te pedí que me amaras. No te pedí que me quisieras. Nunca te pedí que me extrañaras. Solo te pedí que estuvieras conmigo, que me dejaras estar a tu lado, que me dejaras …..

  2. mary850 Says:

    Las despedidas siempre son tristes , duelen mas cuando uno ama con toda su alma, cuando te despiden con un simple mensaje de texto,esto se acabo….

Manda tu comentario!!!

Importante:El comentario estara en moderacion hasta que un administrador lo acepte. No te preocupes si tarda en salir.