Historias de un enamorado

En una noche como esta, cálida, resplandeciendo bajo el brillo de una luna que refleja ternura y comprensión.
Es una de esas noches en la que te pones a pensar y te preguntas, ¿qué pasará el día de mañana?, llegaré hasta donde no pude el día de hoy, solo el tiempo decidirá qué pasará con lo que me pertenece y a lo que algunos le llaman vida.
En una noche en la que algunos recuerdos vagan en mi mente, haciendo en mi pensamiento poesía, versos y letras que he decidido escribir.
Uno de los recuerdos que me vienen a mi mente, es aquel en que una señorita se sonroja, sus mejillas, cambian de color, como si al momento las palabras que le expresa un amigo, le molestaran, y que a la vez, disfruta.
Recuerdo su sonrisa, dentro de ella, es como si se dibujara un mundo lleno de ilusiones, lleno de belleza, la cual irradia a cada momento en la cual sus labios demuestran felicidad, aunque sea por un instante.
Una sonrisa que me provoca a alegría a la vez, de ver que una linda persona disfruta del momento que un amigo le comparte.
Pero bien dicen que no todo es color de rosa, a través de sus ojos puedo ver tristeza, como lo dijo un profesor, los ojos son las ventanas del alma, una ventanas que poco a poco se han ido opacando.
Veo de sus tiernos ojos, brotar unas lágrimas, como si estuviera observando brotar agua de un lindo manantial, y como si una tierna princesa estuviera encerrada en su castillo esperando al que el príncipe de sus sueños la rescate, como si se narrara en esas ventanas un cuento de hadas, en el cual, se observa que está en la parte donde la princesa se siente triste, frustrada.
Donde ella espera ya con ansia la llegada del príncipe rescatándola. Quisiera de mil maneras expresarle que no se sienta mal, que su príncipe, ya no tarda en rescatarla, que como amigo, hacerla sentir que no pasa nada, que en mí siempre tendrá el apoyo, que aunque sé que a veces me porto como el ogro, y llego a lastimar su corazón, el mío no es con intención.
Una vez, ella me comentó que si dejaría de ser su ángel, una lágrima brotó de mi corazón en ese momento.
Yo le di mi palabra a Dios que nunca dejaría de velar por sus sueños, y que mientras ella esperaba la llegada de su príncipe, me encargaría de arrancarle millones de sonrisas de sus labios.
Soy un guerrero que defiende a toda costa a la princesa de aquel castillo, daría mi propia vida para verla feliz, se ha convertido más que en una linda princesa, mi amiga.
De mil maneras he tratado de combatir todas las guerras que se presentan, luchando contra lo que sea, es una misión de ángel, de un digno guerrero.
Sabes, no hay ángel que no llore cada vez que se pone triste la princesa, como si un tormenta cayera sobre un muerto valle, pero cuando ella está feliz, todos no llenamos de alegría, los campos se tornan de color verde, se forman arco iris en el cielo, y las estrellas brillan en todo su esplendor.
Se lo he dicho, espero que no me siga oyendo con los oídos, si no, con el corazón. Quiero que me crea que si los problemas no tuvieran solución, nadie en este mundo seguiría vivo, que si nada tuviera un lado bueno, este ángel que escribió estas letras, simplemente no viviría.
Sé que puede ser una situación difícil, pero tiene a sus amigos, que siempre estarán ahí para apoyarla en cualquier momento que ella desee. Que si tiene ganas de llorar, que lo haga, no todas las lágrimas son malas.
No es bueno guardarse todo ahí dentro, se provoca más daño del que ya tiene, ya no se ni cómo explicarle, que puede llorar en mi hombro, que no prometería hacerla que deje de llorar, pero que si puedo llorar con ella.
Que haría todo lo que pudiera por robarle una sonrisa de su rostro, explicarle que no está sola en el mundo, que siempre tendrá en mí a un amigo, a su ángel…
Esa princesa de la cual yo hablo, lleva por nombre H.L.M.M.

De: Raymundo García Salgado.

2 Responses

  1. Bitacoras.com Says:

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: En una noche como esta, cálida, resplandeciendo bajo el brillo de una luna que refleja ternura y comprensión. Es una de esas noches en la que te pones a pensar y te preguntas, ¿qué pasará el día de mañana?, llegaré hasta dond…..

  2. Aprenderé de ti | Poemas de amor Says:

    […] tus manos y aprende a volar conmigo Comparte tus sueños y llenarás mi mundo; Deja que agrande tu alegría y mis lágrimas serán pequeñas, Confía en mi sonrisa, que te entrega la vida entera; Compartamos […]

Manda tu comentario!!!

Importante:El comentario estara en moderacion hasta que un administrador lo acepte. No te preocupes si tarda en salir.