Aún le siento mío

Me encojo sobre mi misma, para esconderme del mundo y que no sepa nadie que existo, porque existir así, no es tener vida, a sabiendas de que se tiene.
Me acurruco en la habitación más oscura de la casa y allí permanezco horas sin salir, porque no quiero ver luz, porque en la que queda, él ya no está.
Perdí una senda que me llevaba a la felicidad y ahora en este laberinto de emociones tan sólo se que le amo, que siempre le voy a amar.
Le añoro como quien tiene una dependencia que le hace vivir obsesionado por conseguir la dosis y a mi me faltan sus dosis de amor.
Le quiero sobre todo lo que se puede amar en esta vida, le quiero conmigo, para mí, porque él es un regalo para quien le tenga.
Me emborracho de su recuerdo y cuando aparece la resaca, todavía le sigo recordando, porque le amo, más allá también de la cordura y la locura.
Su imagen es como algo que prevalece delante de mis ojos sin verlo, pero yo lo presiento a cada momento, con su risa, con su hermosa voz y con aquel te quiero que me dijo la última vez que le sentí mío.

Carta de amor escrita por Grecia R

One Response

  1. galli Says:

    leer esta carta de amor me encojio el corazón de tristeza, pués me siento identificada ya que es justo lo que me sucede,aunque encontré una salida y es disfrasarce de otra persona o sacar mi otro yo sin corazón,sin sentimientos,apretando los dientes y seguir sobreviviendo.

Manda tu comentario!!!

Importante:El comentario estara en moderacion hasta que un administrador lo acepte. No te preocupes si tarda en salir.