Adiós y Amor

El adiós es una palabra infinita. Podemos decir adiós o a Dios.

Has pronunciado un irreverente adiós que deja mudo al más callado. Un adiós del que no entiendo su significado, motivado por angustia y sentimiento. No lo entiendo, no lo acepto, no lo acojo, no es posible, no lo comparto. ¿Acaso no has aprendido a amar y a descubrir el verdadero adiós?

No debemos decir adiós por tonterías, porque el amor se da sin pedir nada, porque el amor existe en nuestras vidas y sólo al final será sublime.

¡Estás allí!… sí, lo sé, te siento, puedo escuchar la vibración de tus latidos. ¿Me ves? Sí, con el alma y el pensamiento. Te veo… porque sé que estás allí.

Cuando el amor existe, un lazo invisible nos une y aunque no estemos… ¡estamos! Por eso no acepto un adiós improvisado, ni aún premeditado.

Ahora conocerás mi adiós.

Amada, ADIOS.
Sí, adiós, pero no tu adiós, sino el mío.
A Dios, agradezco haberte conocido.
A Dios, bendigo por que te puso en mi vida.
A Dios le digo gracias, por el milagro de conocerte.
A Dios le pido que nunca separe los vínculos que nos unen.

Amada… a Dios le cuento que te amo, y Dios me comprende, porque
el amor es así. Nunca es igual, ni como queremos que sea.

El amor es así, incomprensible para ti, difícil para mí, pero al
fin y al cabo… así.

Entonces, ofrezcamos este amor a Dios.

De: Yovanny Francisco.
Para: Gisella.

One Response

  1. Labios de manzana | Poemas de amor Says:

    […] tierna que cautivaba Mirada de amor que tú dabas Besos dulces que a sus labios Endulzabas hasta fundirse… Como dulce y transformarlo […]

Manda tu comentario!!!

Importante:El comentario estara en moderacion hasta que un administrador lo acepte. No te preocupes si tarda en salir.