A ti mi Sol

Dime qué hago con esto que queda dentro mío, que después de no tenerte y cada vez que te veo sale sin permiso y una vez más, estoy rendida a ti.
Con una sola mañana en que amanecí a tu lado, bastó para saber que me estaba enamorando de ti.
Así, sin querer, solo sucedió, porque el primer día que te vi tu sonreír y tu mirada me cautivaron, ese brillo espectacular en tu rostro jamás lo percibí en nadie más, y que hasta la fecha sigue siendo en lo que pienso al final del día y lo primero cuando despierto.
Cada vez que sueño contigo, me gusta imaginar que duermes pensando en mí, una idea vaga de lo que quisiera que fuera.
Recordar lo que vivimos juntos, es querer repetirlo, pues cada instante compartido es inolvidable, si hubiese sabido que todo eso iba a pasar, no hubiera dudado en quererlo experimentar a tu lado.
Fue maravilloso, único. ¿Con quién compartir cada palabra que tú mi sol, me regalaste un día? “Cielo, amor, hada, hermosa etc.…” si nadie más que tú y yo sabemos lo que pasó.
Forrada de lindos recuerdos y palabras me quedo yo, complacida de que me hayas elegido para hacerte feliz, aunque solo fueran unos cuantos días.
¿Será que aún comprendes la hermosura del cielo cuando me ves?… Cuando quise darme cuenta, cosas inesperadas sucedieron, la única opción: distanciarnos, y fue ahí donde me encontré caminando sola, confundida.
Aunque me dolió, me propuse ignorar muchos comentarios y actitudes, y de esa manera aceptar lo que pasaba, me resta ahora tratar de encontrar mi equilibrio, convenciéndome de que es mejor así, pero cada noche me duele recordar, te echo de menos, no te puedo olvidar.
Cada día busco tu sonrisa para que me devuelva la mía… Sonrisa que permitía imaginar cosas hermosas que podría vivir a tu lado, pero creo que solo fue eso, imaginación.
Mutilado quedó mi corazón cuando supe que no eras para mí, pero que fuerte corazón, ya que muerto te sigue amando y cada uno de los pedacitos tratan de unirse con la esperanza de que lo vuelvas a tocar, de volverte a escuchar diciendo que me puedes amar.
Fue por ti que mi vida cambió, cuando pensé que no saldría el sol, llegaste tú a tomar su lugar.
Sembraste una esperanza en mí, de algo mejor, de mucho amor, pero solo así quedó, pues esa idea no creció… Será que me enamoré de una idea y no de una realidad… Viví un amor callado, que cada día que pasaba quería gritarlo, sacarlo de mí, pues aumentaba con cada mirada, con cada palabra, con cada roce…
Muchos días me pregunté ¿Por qué Dios te puso en mi camino? y ahora parece que solo nos quiere lejos uno del otro… Pero entiendo por qué sucedió así, aún tengo un deseo…
Y no es volver a escuchar “Te amo o te quiero”, sino… un “Te amé o te quise”… ¿Será que sucedió? No encuentro mi sol, su brillo se está opacando… Yo cielo me estoy nublando.

De: Cielo de Michoacán

2 Responses

  1. Bitacoras.com Says:

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Dime qué hago con esto que queda dentro mío, que después de no tenerte y cada vez que te veo sale sin permiso y una vez más, estoy rendida a ti. Con una sola mañana en que amanecí a tu lado, bastó para saber que me estaba ena…..

  2. Amor de invierno | Cartas de amor Says:

    […] A la vez en cada instante que pasa apareces acá frente a mi como aquel día en te conocí y vi tus hermosa sonrisa, esos bellos ojitos que me cautivaron y me di cuenta que sin ti ya no podría vivir. Y es […]

Manda tu comentario!!!

Importante:El comentario estara en moderacion hasta que un administrador lo acepte. No te preocupes si tarda en salir.