abr 25
Llegaste a mi vida cuando menos lo esperaba y al conocerte pude comprender en la serenidad de tu mirada, que sobran las palabras cuando se trata de expresar los sentimientos que se guardan en el corazón. ¿Sabes?, aunque quizás llevemos muy poco tiempo juntos, es lo más increíble que me pudo haber pasado.

Gracias por enseñarme, que se puede volver a comenzar y que cada palabra en una relación tiene un ¡gran valor! prometo valorarte en cada momento que estemos juntos, hacerte un hombre feliz regalarte por completo mi corazón… Si supieras todo lo que me hacen sentir tus besos, tus caricias, tus te amo, en fin, son detalles tan perfectos que no sabría qué hacer si un día no los llego a tener, mi amor, gracias por dejarme saber que existes…

Quiero imaginar y crear un mundo donde sólo existamos tú y yo… Es que tú sabes que eres el amor de mi vida, y que gracias a ti he conocido el verdadero amor, porque cada instante que estoy a tu lado me siento la mujer más feliz del mundo, ya que tú me haces sentir protegida y amada, sé que todo nuestro amor día a día se va fortaleciendo, por eso quiero que sepas que yo siempre te amaré más y más cada día.

Te amo, con todo mi corazón y si algún día decides acabar con nuestro amor quiero que sepas que nunca te olvidaré, ya que tú me enseñaste a amar de una manera diferente te siento dentro de mí, gracias por estar ahí, por quererme y aunque siempre pasamos malos momentos tú has sabido tener paciencia y te lo agradezco sinceramente mi amor…

Lo que yo siento por ti es un sentimiento tan profundo, que cada vez que te veo siento esa alegría, esa felicidad, esa energía que me dice que eres lo que siempre soñé, que me hace vibrar de felicidad, me hace sentir lo hermosa que puede ser la vida solamente estando a tu lado…

Hemos compartido tanto, se nos ha venido el mundo encima y hemos encontrado la forma de levantarnos nuevamente, ya han pasado varios meses desde que llegaste a mi vida y mis sentimientos son tan fuertes como el primer día, sé que todo esto que estoy viviendo contigo no podría ser más hermoso.

Te adoro, y no me canso de pensar que tengo conmigo un regalo demasiado valioso y que voy a cuidar siempre, por lo que eres y porque estoy segura, que jamás te cansarás de recibir cada segundo cada palabra y sobre todo… Todo el amor que siento por ti…

Este loco amor que más de una vez te veo muy feliz de recibirlo, con una sonrisa que me derrite y esas miradas que me hacen querer ser la mujer que tú esperas para ti, y entonces recuerdo por qué te amo y por qué me enamoré de ti: por cada detalle, por cada segundo, por tanta dulzura, comprensión y hasta cuando te enojas me encantas…

Y sólo pienso en cambiar esa rabia llenándote de besos y robarte nuevamente esa preciosa sonrisa. Por estas y muchas razones más eres el amor de mi vida ¡y no pienso dejarte ir nunca! Simplemente te amo infinitamente y esto que siento no tiene fin…

De: Diana F

abr 25
Una pena inmensa acongoja mi alma,
sentir que no puedo estar a tu lado.
Sosteniendo mi endereza, sin perder la calma,
a cada minuto muero envenenado.

Tal vez algún día podrás darte cuenta
que mi corazón siempre fue sincero.
Que las palabras no sirven de nada,
que no es necesario decir que te quiero

Tendrás la certeza de mis pensamientos
Las ganas de ver tu cara sonriendo.
Todo lo que anhelo sabrás comprender,
quizás sea tarde y ya esté muy lejos.

De: Mrec

abr 17
Si cuando al despertar te acuerdas de mí, si me miras con los ojos del corazón y encuentras en tu mente el recuerdo de aquél que te prodiga su querer.
Si cuando emprendes tu día, buscas a tu alrededor la fuerza que te entrego y haces que ella te inunde y con más energía luchas contra la rutina.
Si cuando logras despejar tu mirar, de todas aquellas sombras que te pueden nublar, encuentras mi imagen cerca de ti y te hacen sentir acompañada, querida, anhelada y protegida.
Si cuando las cosas no van por el rumbo que quieres, mi compañía en silencio te hace reconfortar, que aunque en silencio y separados por la distancia, mi espíritu ahí está, acariciándote y entregándote todo mi cariño.
Si cuando en algún momento te sientes observada sin saber el por qué, escudriñas en tu mente y solo mi imagen viene a tu encuentro, ya que estoy ahí invisible y en silencio, viéndote y complaciéndome de ti.
Si cuando ya termina el día y debes descansar, al cerrar tus ojos te vuelvo a inundar y te hago una vez más sonreír, por mis locuras e ingenio y de las tonteras que suelo decir.
Si cuando cierras tus ojos… lo mismo que yo tú haz de sentir.

De: D.

abr 12

Lo confieso:

Quiero perderme en tu cuerpo
Detener el tiempo en un instante
Pues desde aquel día a la sombra de un árbol
Solo tú y yo calmando el amor
No haga más que pensar en tus labios mojados
En tus manos ardientes acariciando mi espalda
En tus suspiros cargados de locura sensual
Y en mil ganas hermosas de poderte amar una vez más.
Cada día que pasa estás en mi pensamiento
Y aunque la distancia nos separe
Con solo pensarte llenas mi sueño eterno.

De: Luis Muñoz

abr 12
Son ya mil momentos de amor los que hemos compartido, son mil instantes juntos y muchas palabras las que nos hemos dicho con música del corazón, lo que sentimos.

Quizás jamás dejemos de decirnos lo que nos queremos, lo que nos amamos, lo que esperamos, el amor es así, nunca aparece el cansancio, nunca dejamos de producir magia con sentimientos.

Y yo quiero que siga así, por que con cada palabra, con cada sílaba, con cada sonido que sale de tus labios me estremezco, y aunque ya conozca tu voz -como no conocerla si es lo único que quiero escuchar- cada vez que te escucho vuelvo a temblar y me vuelvo a enamorar de ti una y mil veces.

Cuando no estás, te oigo, cuando estas te admiro, cuando no estás te siento, cuando estás te quiero abrazar.

Recítame tus poemas, tus pensamientos, que una cosa es escribir, otra escucharlos de tus labios, quiero escucharte susurrándome al oído cuanto me quieres, recítame tus anhelos, lo que esperas de mi, lo que sueñas, procuraré meterme en tus sueños y en tus pensamientos, cumplir tus esperanzas y estar ahí cada instante.

Te quiero seguir oyendo, sumando los sonidos, guardando tus palabras en mis sentimientos, obedeciendo fielmente con amor tus anhelos.

Te quiero seguir escuchando, cuando lo hago olvido el mundo, olvido las penas, olvido hasta el olvido.

Me despido de ti, no sin antes decirte que ahora no te oigo, pero miento, grabé tus palabras diciéndome que me amas y por eso la sonrisa se quedó perenne en mi.

Deseo que llegue el momento de volvértelo a escuchar, porque tus: “te amo”, son mi fuerza de vivir.

Te oigo, te amo…

De: Magali Sauceda.

« Cartas anteriores