feb 28
No culpemos a la vida
de llevarme por los caminos que he llegado
Prefiero darle las gracias
por encontrar a la persona que estaba buscando.

Un futuro un poco desviado
nunca imaginé que llegaría donde he llegado.

Quizás la vida sea así de interesante
Unos días estás en el suelo
y otros tienes a alguien que te levante.

Tal vez me hayan levantado
o tal vez nunca estuve en el suelo
pero ahora ya no importa
mientras sepas que te quiero.

Me hago cargo de este corazón descontrolado
que con una mirada bastó
para tenerlo hasta hoy enamorado.

Mírame a los ojos
y descubramos lo que nos depara el mundo
Tú y yo estaremos solos
pero siempre juntos.

Llegará ese día
tan esperado
No sé si hoy o de aquí un año
pero siempre estaré preparado.

Si te llamara princesa
lo consideraría un insulto
prefiero mirarte a los ojos
y decirte que eres mi mundo.

Despertaré cada mañana a tu lado
y te recordaré que estamos juntos
Si ese sueño se cumple
seré el mas feliz del mundo.

Que bonita es la vida
cuando tienes lo que quieres
Pero mas bonita sería
si lo conservas y por ello mueres.

De: Jose Silva.

feb 27
La habitación está iluminada sólo por la Luna. Duermes y estoy a tu lado. Acaricio tu pelo, mientras poso tus labios sobre los tuyos y recorro con mis dedos las facciones de tu rostro, aún tú… duermes.

¿Qué sueñas? Quisiera saberlo, pero te miro dormir y pareciera que por la expresión de tu rostro lo adivinara.

Tus ojos, aún cerrados, parecen abrir la puerta a la fantasía, a un mundo de sueños en donde te apoderas de todo. Tú sueñas con amor, pues tus labios se sonríen levemente y tu sonrisa carmín enciende tu faz. Sueñas y yo… acaricio tu pelo.

Mis labios poseídos por el deseo incontenible de besarte, se posan suavemente en tus labios para que no despiertes.

Sin embargo, abres los ojos, parecen dos luceros que brillan en la inmensa noche. Tu mirada seductora penetra hondamente en los míos. Me estremezco y tú lo percibes.

Me besas tímidamente y me estrechas fuertemente como para encadenarme a tu cuerpo y tener la seguridad de que no escaparé de tus brazos. Recorres con tus manos cada rincón de mi cuerpo y yo sólo me limito a… acariciar tu pelo.

Tomas mis manos entre la tuyas y las guías por todo tu ser, navegan nuestras manos por todo tu ser. Mis labios abrasadores besan tu rostro, inquieto y apacible simultáneamente, cubriendo con un beso cada una de tus facciones. Miro tus ojos que incineran mi corazón y tus labios tan sensuales son sorprendidos por un beso profundo de los míos.

Continúo por tu cuello; besándolo, mordiéndolo, una y otra vez, te siento excitado y eso me estremece.

Anclo en tu pecho, con mi cara acaricio lentamente tu pecho; lo beso avanzando, casi imperceptiblemente, hasta tu ombligo, me detengo pudorosa; pero, a pesar de ello, introduzco uno de mis dedos en él, palpándolo muy despacio.

Escalan mis manos por tu pecho y se posan sobre tus hombros fuertes que han sido debilitados por ellas, bajan, pausadamente, por tus brazos para encontrar tus dedos y entrelazarlos con los míos. Cierras los ojos y… me besas.

Mis dedos caminan por tu cuerpo, una zona enteramente desconocida e infinita, pero vuelo repentinamente a tu rostro, con mis dedos anulares recorro todas las facciones de tu rostro, pero mis dedos… tiemblan al tocarte.

Acaricio cada uno de tus párpados y las pestañas que protegen tus hermosos ojos. Naufrago por el río de tu nariz que conduce al mar de tu boca.

Tu nariz es el puente entre mis dedos y tu dulce sabor. Beso sólo tus labios, despacio, muy despacio, miro tus ojos cándidos y mis manos aún temblorosas acarician… tu pelo.

Me recuesto sobre tu pecho desnudo y siento el calor de tu cuerpo; puedo percibir el acelerado latir que marca el ritmo de tu corazón. Besos suaves van palpando tu pecho ansiosa de tenerte y con mis manos voy señalando el camino que he de seguir con mis labios.

Mis piernas rozan las tuyas con cierta timidez. Ascienden y descienden acariciándote. Se sienten cálidas y envolventes, abrasadoras. Tomas mis manos y las llevas por los senderos de tus muslos hasta tu masculinidad y allí… me detengo a beber su néctar.

Acaricias lentamente mis piernas. Tus manos grandes, suaves, cálidas, apasionadas, me estremecen hasta el punto de la desesperación. Tus labios ardientes besan poco a poco mis piernas hasta llegar a mi vientre.

Me acaricias con tus labios, intentan morderme. Me desespero y eso te fascina. Tomas mis senos frágilmente con tus dedos, los besas, los presionas contra tu pecho. Me besas con una pasión incontenible.

Tus manos cabalgan por mis colinas aún no perturbadas, acaricias mi espalda entre las sábanas y tus dedos la puntean, excitándome aún más. Tus dedos se entrelazan con mi pelo y éste se revuelve por el movimiento sensual de nuestros cuerpos.

Ha llegado el momento de entregarnos completamente, el instante en que serás mío y seré tuya, en cuerpo y alma, seré tuya.

Me posees y unimos nuestros cuerpos fundiendo nuestros corazones a un mismo compás, se aceleran. Cierro… los ojos… muerdo tus hombros… te abrazo con fuerza.

El néctar que emana de ti se confunde con el mío en la explosión de un orgasmo y penetra violentamente por el sendero del placer infinito… En el ocaso de la noche, nos entregamos el alma, el cuerpo, el ser.

Nuestros cuerpos siguen desnudos y tibios sobre la cama revuelta y húmeda.

Estás a mi lado. Se apaciguan los latidos de tu corazón y del mío, estamos tendidos sobre las sábanas que se enfrían lentamente mientras transcurre la noche llevándose a luz de la Luna que ha sido cómplice.

Te observo dormir, esta vez desnudo junto a mí, exhausto, apacible. En tu rostro, se refleja la serenidad de tu alma. Tu cuerpo me parece más hermoso después de tenerte. Te siento tan mío, tan vulnerable a mis besos y caricias; sin embargo, sólo quiero… acariciar tu pelo.

De: Paulina Tapia.

feb 26
Cada día te quiero,
un día te respeto,
otro te admiro,
otro te sueño
pero siempre te quiero,
porque amanecer es quererte,
y estar sin ti, mi muerte.

feb 25
Buenas noches mi amor,

No te quito mucho tiempo…

He pensado mucho en esto y ha sido la decisión más difícil de mi vida, a pesar de que ya me había dicho que no te molestaría más, dentro de mí seguía la fuerza de la esperanza y del amor motivándome, incontrolable, llevándome siempre hacia ti. La mayoría de las veces muy consciente me dejé llevar por ella, y las más difíciles cuando más voluntad puse de no hacerlo, siempre terminaba frente a ti, haciendo imposibles por una sola palabra tuya. Así es el amor, pero el amor también implica sacrificios, cosas que uno no quiere hacer o que están totalmente en contra de nuestra voluntad o por encima de nuestros ideales y más allá de nuestra visión del mundo, por la felicidad del ser amado…

El día de hoy con todo el dolor de mi corazón, he decidido aplacar a esa fuerza que me lleva siempre a ti, por que me he dado cuenta que en el camino para volver a estar contigo te estoy lastimando en exceso. Podré ser lo más malo del mundo, podre ser el peor hombre del universo, pero hasta un perro se da cuenta cuando ha actuado en contra del amo y mete la cola entre las patas en señal de arrepentimiento y sumisión, Yazmin mi amor, ese es mi caso ahora… Me llevo mis ilusiones, me llevo mi amor, me llevo los pocos sueños que me quedan conmigo para no torturarte más, no deseo hacerte daño, nunca ha sido mi intención lastimarte por nada del mundo, menos ahora, me voy de tu vida mi dulce amor…

Mi dulce veneno, que fuiste mi dulce agonía, el amor de mi vida, la gloria en la tierra, lo único bueno, hermoso y maravilloso que este pobre idiota inmerecidamente tuvo y que ahora pierde entre llanto, dolor, culpa, remordimientos, desconsuelo y desesperación. La única mujer que he amado, la única que me ha hecho feliz, a la única que le entregué mi alma, a mi verdadero amor, le digo adiós. Muchas gracias por todo lo hermoso que me diste, lo feliz que me hiciste, los grandes momentos que me diste, por todas las sonrisas que me arrancaste, por las ganas de vivir que me infundiste, por dejar impresa en mí tu huella, por las ilusiones…

Por esos viajes que hicimos juntos, gracias por tu comidita tan sabrosa, gracias por quererme, gracias por comprenderme, gracias por estar a mi lado cuando más te necesité. Gracias por tus desvelos, por tus oraciones, por todos estos años que me entregaste. Gracias amor por ser mi apoyo y mi consuelo, muchas gracias mi vida por defenderme inmerecidamente. Gracias por hacerme levantar la mirada, gracias por esos amaneceres a tu lado, por las puestas de sol, por esas caminatas tomados de la mano. Gracias por acompañarme a mirar el cielo juntos, a ver las estrellas, por respirar aire a mi lado. Gracias por tus detalles, gracias por tus palabras, gracias por las llamadas y esas platicas maratónicas…

Gracias por arreglarte para mí, por cuidarte, por usar ese perfume que me gusta tanto. Gracias por tus miradas, por la melodía de tu voz, por tus abrazos, por tus cuidados, por derrotar tus miedos por mí. Gracias por darme la oportunidad de vivir, gracias por enseñarme el cielo y dejarme vivirlo, sentirlo, aunque siempre estuve condenado a nunca quedarme ahí. Gracias por querer a mi familia, gracias por desvivirte por mí, gracias por preocuparte, por tus suspiros, por esforzarte en que yo mejorara. Gracias por hacerme mejor persona, gracias por todo mi cielo hermoso y si hay algo que he omitido, discúlpame y también por eso te agradezco. ¡Gracias amor de mi vida!

Te pido perdón por todo lo malo que te hice, ojalá algún día puedas perdonarme. Ojalá también algún día puedas comprenderme, pero lo más importante es que puedas perdonarme. Perdóname mi amor por todas mis equivocaciones, nunca quise herirte, mi intención siempre fue amarte hasta la muerte, vivir para ti y por ti, no quise fallarte, perdóname amor mío, ¡perdóname!

No es necesario que cambies de correo o que cierres tu cuenta de Facebook o te cambies de casa o cualquier medida preventiva, te aseguro que no te molestare más, muy a pesar de lo que mi corazón diga o mi alma me demande, no te voy a molestar. Prefiero morirme de tristeza a saber que te he vuelto a hacer daño, prefiero pudrirme en la soledad, a volver a ser la razón de tu sufrimiento. Es la última manera en la que te demostraré mi amor, derribaremos este puente que unió nuestras vidas por más de 9 años.

De todo corazón te deseo que seas muy feliz, que la vida te colme de felicidad, que coseches muchos éxitos en tu vida, que encuentres a alguien que si te merezca y pueda darte todo lo que conmigo careciste. Que Dios te llene de bendiciones para ti y todos tus seres queridos. Sé feliz, persigue tus sueños, lucha a brazo partido por tus metas, nunca dejes que la gente te diga que hacer y que pensar, conserva a ese ser humano tan maravilloso llamado Yazmin, siempre se única, pero sobre todo se tu misma. Te amo en exceso y sabes que siempre me pregunté por qué dos personas que se aman inmensamente como nosotros dos tienen que decirse adiós, nunca lo entendí y me parecía absurdo e ilógico puesto que el amor lo podía todo…

Por mucho tiempo defendí esa filosofía, pero jamás imaginé que yo tenía que alejarme de ti, exactamente porque te amo, irónicamente hago esto porque te amo y es lo más doloroso que jamás he hecho y he sentido en mi vida jamás, pero estoy seguro que estarás mejor sin mí, pero si algún día piensas que no es así, o me necesitas de cualquier forma, por favor, búscame, será para mí un honor servirte como lo he hecho, pero esta vez será para siempre…

“Si es la voluntad de Dios que tenemos que estar separados, no me opondré más, pero si él nos separa en este momento para unirnos de verdad en el futuro, esperaré ese día con todas mi ilusiones” “Si sientes por las noches que el viento te acaricia tu mejilla, son mis besos que desde donde yo esté te enviaré, si escuchas el susurro de las aves o de el viento, serán mis labios llamándote, cuando sientas el calor del sol abrigándote y calentando tu bello rostro, son mis brazos y mis manos que desde lo lejos te buscarán para abrazarte y darte mi calor que abandona mi cuerpo, si la lluvia te sorprende y moja tu delicada piel, son mis lágrimas de tristeza porque tú no estás a mi lado más”. Llorando y con el corazón hecho pedazos te digo adiós mi dulce amor.
Siempre tuyo aunque esté lejos de ti…

De: Joel M. Canuas.

feb 25
Cómo extraño hoy tu aroma, rozándome los labios.

Verte cada tarde, aferrándote a mis brazos,
buscándole susurros al compás de mis latidos…

Cómo extraño los instantes
cuando querías irte y te seguías quedando.

Extraño verte cerca. Extraño tu mirada,
esos tus ojos carceleros mirándome de frente,
tan dulces y aprehensivos, ay, paloma mía,
paloma de mi alma y de mi voz adolescente.

Vuelve… Vuelve que te extraño y mucho más, mucho más si llueve,
vuelve que este invierno humedece triste mi silencio.

Devuélveme tu risa con alma de noviembre
y quédate conmigo, enredada entre mis brazos este invierno.

Tal vez volviera pronto tu vino dulce hacia mi boca
y esa seda tuya que añoro entre mis dedos.

Vuelve… Vuelve con la calma que se escapa de mi historia,
vuelve que quiero verte, otra vez en el espejo.

Vuelve con el mar, con la brisa en tus cabellos,
con el canto de la lluvia, con el sol del mediodía.

Vuelve prisionera y dueña de mis versos,
vuelve con las ganas, vuelve con mi vida.

Autor: Moisés Vásquez.

« Cartas anteriores