dic 31
Tengo un vacío espacio en el pecho. Es un pequeño abismo que me traspasa.
He decidido no darle importancia. Tan sólo me duele cuando recuerdo. El resto del tiempo, durante la vida, no lo siento. Me preocupa, sin embargo, acostumbrarme a esa hueca sensación. Temo convertirme en un ser mineral, alejado de la risa y la caricia.
Me di cuenta por casualidad.

Nunca he sido observador en asuntos corporales ni he pecado de hipocondría, pero una mañana frente al espejo observé como fluían por mi costado versos en descomposición. Salían a borbotones de entre mis sentimientos y me asusté. Corrí al cajón donde guardo vendas y sutura para las heridas del corazón pero no conseguí parar la tremenda hemorragia de terciopelos, coágulos y labios anhelantes que se desparramaban por el suelo de mi casa. Temí que mis venas se vaciasen por completo de deseos y contradicciones. Pero inesperadamente mi corazón dejó de latir. El río de desamparo detuvo su curso y el peligro cesó.

Aliviado, cerré los ojos y me sumergí en recuerdos de otros tiempos. Fue entonces cuando una punzada infinita me golpeó el pecho y el rostro. Me derribó sin sentido y perdí la consciencia de existir. Mis vecinos, alertados por el golpe de mi memoria y mis palabras contra el suelo, llamaron a urgencias sin vacilar. Desperté en el hospital, frío, acurrucado entre sábanas, temblores, vitrinas y miradas enfermas de soledad. Hoy, tras una larga convalecencia, he vuelto a casa.

Confío en mi curación. Quizás esta herida que me atraviesa cicatrice pronto y el viento comience a circular a través de mí, alegremente, silbando como una brisa revitalizante. Y vuelva a ser feliz.

De: Ansanro.

dic 31
Desde afuera de la iglesia te veo sonreír
y con llanto en los ojos, me despido de ti.
Veo que la tomas del brazo
y se van directo al altar,
hoy me arrepiento de todo
yo estuviera en su lugar.

Todo el mundo les desea
amor y felicidad,
ella se mira contenta
pero a ti no te miro igual.
Yo desde afuera sigo mirando
y mis ojos lágrimas derramando,
y mientras yo me ahogo en el llanto
la gente los festeja con aplausos.

Pareces buscar a alguien
y sé que me buscas a mí,
pero no estoy entre la gente
estoy lejos de allí.
No quiero que veas
que destrozada estoy por ti,
quiero que sigas pensando
que ya me olvidé de ti.

Una boda sin sentido
donde el hombre no ama a la mujer
porque el no a podido olvidar
a su más grande querer.

Esta fue nuestra despedida
donde ninguno se dijo adiós,
nunca sabrás que te sigo amando
y que con lágrimas en los ojos
te vi cuando te estabas casando.

De: Perla.

dic 28
No habrá luz, ni sonido.
Mi oído estará sediento por beber tu voz,
Mi voz estará por decirte que amor
No es la entrega de todas las cosas,
No es aquello que se toca como una rosa,
Espina, además de otras cosas.
El amor no muere, solo se transforma,
Se inunda de fantasmas y costumbres
Que se quedan con nosotros, pobladores vagabundos
De algún otro amor, que se resiste al olvido.
El amor es alimento, nutriente y planta,
Que al cabo de unos años, con el agua de tu boca
Florece, se hace árbol, da cobijo y sombra.
Amor es madera, casa, techo y base para la esperanza,
Para labrar el futuro y la necesaria matanza
De alimañas que vociferan falsas esperanzas.
El amor sos vos.
Precisamente lo mágico de esa palabra,
Es que se inventó para tus labios.
Alguien la invento, para que mi boca no pida recreo,
A la hora de darme cuenta, todo lo feliz que soy,
Recorriéndote el cuerpo, morena mestiza,
Renegrido cabello, piel serena e inventora de sueños.

De: Alejandro Mujica.

dic 27
Ya me cansé de ocultar esto,
Ya no aguanto tantos gestos;
Es un deber decir que me gustas,
Y que nada hoy me asusta…

Eres la mujer más bella que veo,
Y ser tu novio es un deseo;
Quererte como nadie lo hará,
Eso tú corazón lo comprobará…

Es tiempo de perder este temor,
Es hora de armarme de valor;
Decirte que ser tu gran amor,
Sería para un prestigiado honor…

Escucha lo que quiero decir,
Estoy agotado de sólo sufrir;
Te ofrezco un corazón entero,
Y declarar cuánto te quiero…

Encomendarte a Dios Padre,
Y presentarte a mi madre;
Ir juntos persiguiendo un sueño,
Dejando que Dios sea el dueño…

Escucha, es algo muy sincero,
Y no importa si no soy el primero;
Lo que más me interesa es tu cariño,
Y disculparme si actué como niño…

Tus ojos, tus labios son hermosos,
Tu actitud me saca del calabozo;
Escucha, eres para mí una bendición,
Que querré sin ninguna condición…

Sigo a Dios y asisto a la misa,
Me visto con pantalón y camisa;
Te quiero eso es más que cierto,
Mira mis ojos, no son inciertos…

Disculpa si te he sorprendido,
Pero es que ando convencido;
La paz que Dios me da es mucha,
Así que nena, sólo escucha…

De: Mateo Emmanuel Mena Pech.

dic 26
Sabes me siento muy rara al saber que no estás, no sé, es un sentimiento que no puedo explicar. Ese día que te fuiste y que hablamos quería decirte tantas cosas pero no pude sentía un nudo en la garganta que me impedía hablar, y la única manera que tengo de expresarme como ya sabes es escribiendo; pues te digo que no he dejado de pensar en ti y no sé si pueda, a veces siento que no tengo fuerza para hacerlo y otras veces es todo lo contrario…

Creo que es normal no ha pasado mucho tiempo así que tengo que esperar a que todo pase y pueda asimilar esto, es muy difícil pero no imposible. Y también sé que si la única manera de estar cerca de ti, es siendo tu amiga, pues con eso me conformo y lo menos que quiero es estar lejos de ti, quiero estar siempre de alguna manera a tu lado, pues los dos sabemos por quien vivimos y por quien estamos aquí.

Desde que te conozco nunca pensé estar tan cerca de ti y antes de concerté en persona ya sabía de ti, no sé pero desde ese momento me gustaste, sentí una gran atracción hacia ti. Después supe que tenías familia y bueno no le tomé mucha importancia a lo que sentía y decidí olvidarme de eso, solo hasta que empecé a conocerte más, a convivir más contigo, todo cambió…

Al principio fue solo un gran sentimiento de amistad y agradecimiento por todo lo que has hecho por mi y solamente quería que eso fuera, hasta que un día sin planearlo, todo pasó, fue tan rápido como un sueño, ahí me di cuenta que era algo más que solo amistad o atracción y no pude evitar sentir esto que siento ahora, que no sé como controlar, quizá suene tonto todo esto, pero así paso…

Yo sé que esto que siento no tiene nada de malo, lo único es, que no lo puedo sentir por ti, es imposible y siempre lo será lo sé. Pero Dios sabe por que hace las cosas y como sabemos nada es una casualidad o coincidencia así que sé que todo va a estar bien, al menos porque eres y siempre serás mi amigo mi mejor amigo.

También quiero que sepas que siempre voy a estar contigo, ayudándote en todo lo que me sea posible, quiero seguir aprendiendo de ti y conocerte más, ya el tiempo y Dios dirán… Lo que tenga que pasar… Y te pido que nunca me dejes, eres muy importante par mí, así que no quiero estar lejos de tu lado, tampoco olvides que te quiero mucho y siempre lo haré no como yo quisiera pero mi cariño y amistad siempre estarán ahí, para ti.

De: Ani.

« Cartas anteriores