sep 29
Imagina que la luna es tuya,
Y que su voz te arrulla;
Que las estrellas sean lumbreras,
Hazme caso, ¿qué esperas?…

Si el cielo fuese un techo,
Haré lo que no te han hecho;
Si los árboles fueran lapiceros,
Escribiría lo más sincero…

Imagina que la tierra sea almohada,
Me tendería en el piso a tu lado;
Si el mar fuera un pedazo de cama,
Sería un pececito que te ama…

Si yo pudiera ser tu respiración,
Entraría para quedarme,
Si pudiera ser tu corazón,
Latiría para entregarme…

Si yo fuera tus brazos,
Rompería el dolor en pedazos;
Si yo fuera tus labios rojos,
Te besaría viendo tus ojos…

Si yo fuese la cobija que usas,
Cubriría tu hermosura;
Si yo fuera lo que rehúsas,
Te hablaría con ternura…

Si yo fuera el plato en el que comes,
Te alimentaría con amor;
Si yo fuera el agua para que tomes,
Te lo llenaría con sabor…

Si yo fuera aquel en el que piensas,
Te enviaría muchas sorpresas;
Si yo fuera el que inunda tu vida,
Serías siempre mi consentida…

Más no sé como cumplir mi sueño,
Anhelo con ser tu humilde dueño;
Hoy se me cruzaron los cables,
Estos, son puros deseos inexplicables…

De: Mateo Emmanuel Mena Pech.

sep 27
No sé cuántas veces pasé por tu lado, no sé dónde estabas cuando más te necesitaba, no sé en qué mundo vivías, cuando mi camino era de espinas.
Hoy veo a lo lejos venir un mundo de amor, un mundo de esperanza, un mundo al que no quieres entrar por miedo a enamorarte, por miedo a la desilusión, por miedo a querer lo que puedes perder.
Te invito a un mundo sin mentiras ni engaños, a un mundo donde reine la felicidad, aun mundo que ambos podamos construir; con amor y ternura, con fuego y pasión, con ternura y cariño, donde ambos podamos perdernos, donde ambos seamos uno y nada más.

De: Rafael Cosme.

sep 27
Muerta esta mi alma,
mi corazón sin consuelo,
que llora por tu amor,
sin paz y con tormento.

Abierto para ti quedó mi corazón,
por si algún día decides volver
y calmes este gran dolor
que existe aquí, muy adentro de mí.

Recuerdo el día que te di, el sí;
me enamoré y te amé con frenesí,
quisiera volver a vivir el tiempo del ayer
pero sé, perfectamente que no se puede volver.

Ir a verte era como estar
contigo en la luna, estar contigo en el paraíso
si algún día alguien, ocupó tu lugar
créeme jamás te olvidé.

Orando y rezando estoy, vida mía
pidiendo al tiempo, que se quede un momento
callado y austero para tenerte junto a mí y decirte
te quiero, te quiero…

De: Leslie T.

sep 26
Procuro que mis letras no te hieran, que cada una de mis expresiones no sean impertinentes en tu vida, voy a escribir una vez más para expresarte todo lo que admiro de tu encanto, me hallo deseando tu vida, desde el inicio que te traté, mi espíritu descubrió un sendero lucido en tu ternura y me paso soñando en el Olimpo.
Me gustas más de lo que pude suponerlo, me encantas más de lo que puedas comprenderlo, me he apasionado solo con atesorarte en mis pensamientos, me he enamorado de ti y no lo he sabido impedir. No te molestes con lo que aquí escribo, tampoco te asombres, puesto que ya tú lo sabes que me sostengo pensando en ti.
Cásate conmigo dama encantadora, plasmemos juntos un hogar divino, déjame ser el caballero que proteja de ti la vida entera. No consigo evitar el figurarme la vida sin tu presencia. Te parecerá bastante ilógico por lo poco que nos hemos conocido, pero, te amo, te amo sin verte, sin sentir tus palabras, te amo sin ser mi novia, me consuelo con ver tus imágenes para ver y descubrir lo noble decente y buena que tú eres.
Cásate conmigo hermosa princesa, prometo darte amor entero, darte calma respeto y mi vida entera, juntemos nuestras vidas y amémonos como lo manda DIOS.
Cásate conmigo, ser tu esposo es mi anhelo, cuidarte y darte lo mejor es mi sueño, llevarte de la mano por doquier que yo vaya es mi más grande deseo, pido que seas tú la mujer que de niño me lleve a ser hombre, que seas tú quien mi inocencia termine. Me he enamorado y no puedo mirar atrás, bendito el día que en mi vida tu vida apareció. Te amo.
Cásate conmigo divino ser.

Autor: Ronald Ramírez Elizalde.

sep 26
Triste fue su despedida
bajo la mano de Dios,
dejó velas encendidas
para calmar mi dolor.
Ya cansado me siento hoy
de pintar estrella y cielo
y ver luces de la muerte
en la vereda del sol.
Que solitaria es mi vida,
descanso bajo la lluvia
describiendo mi alma herida
entre poemas de amor,
y voy rimando mi llanto
para calmar mi dolor.

De: angeldeamor.

« Cartas anteriores