Oct 7

Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre,
permíteme Señor vivir en honestidad para conmigo mismo y mis semejantes,
que tus obras bellas, pueda entender, así como tus designios.

Venga tu reino. Para evitar las guerras y múltiples enfermedades,
encontrando regocijo en tu dominio cálido y guardar a los niños y los viejos,
en este mundo en caos, que tu reino lleno de paz y amor está.

Dadme serenidad para entender lo incomprensible de los hombres y el mío
propio, que en su mutismo arraigado, tienen derecho a ser ateos y agnósticos,
en su libre albedrío.

Hágase tu voluntad, así también en la tierra, como en el cielo,
escuchando mis clamores, que en el fondo son amores contigo, buscando la
verdad de mi espíritu, sin secretos los corazones conoces, que mis palabras
podrían vanas ser.

El valor iluminado en la fe y la esperanza, de tu sagrada voluntad,
sea contigo y en la tierra, en tu tiempo y no en el mío, que siempre suplico
lo que quiero y no lo que necesito, Tú amigo mío.

El pan nuestro de cada día, dárnoslo hoy. Aún sabiendo que los recursos escasos son
y tantos somos, con hambre en esta tierra tuya, si no es tu culpa, sino la mía.

Y perdónanos nuestras deudas,
como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Sabiendo que mis
profundas deudas con mi prójimo no perdono, pero clamo a ti en hipocresía,
para que perdones las mías, en santo clamor, purificando mi alma falsa.

Y no nos expongas en tentación, mas líbranos del mal;
Señor ante estas palabras sacras, mis instintos se revelan en tentación
y mis sentimientos navegan desorientados, libérame de mis fallas
y del mal proceder, yo pecador me declaro, esperando tu perdón.

Dadme sabiduría en tu amor de Padre, que vives en los cielos, para hacer las
diferencias en reconocer las entidades que puedo cambiar en tu nombre,
quítame la ceguera espiritual, que hermano soy del ciego de Jericó.

Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos,
Señor si tuyo es el reino y el poder del universo y tu voluntad no es la mía,
sino una dádiva inmerecida, os suplico morir en la tierra sagrada de mi padres,
que mi alma estará en tu gloria, si así lo permites.
Que así sea.

escrito por carlos Enrique

Oct 7

Hoy me duele tu llanto sin ansia de ofenderte sólo quiero curarte, inmunizar tu herida; purgar esa amargura que traspasa y acída toda el agua que sangra sobre tu mala suerte. No importa si el trayecto me impide conocerte por consolar tu pena te estoy dando mi vida; -eco virtual en duda que ni asume ni olvida- pero aliviar tu gesto será vencer la muerte. No importa si me amas o no: “la vida es sueño” Y más… Es lo que sientes: como un grano de trigo que grana entre la esencia donde crece el empeño. Sólo nos queda el tacto, la luz del buen amigo tú mismo eres la mano que diseña tu ceño y en el agua que sangra no hay premio ni castigo.

Escrito por la hija de la lagrima

Oct 6

Hoy al despertarme y al mirar el cielo me di cuenta de que me haces mucha falta y que no puedo estar sin ti, pero tampoco contigo, es algo que me hace sentir muy mal puesto que el pensar que ya no volveré a tenerte, ni a besarte ni sentir tu respiración, mi corazón se llena de soledad y me da mucho miedo me lleno de temores, pero a lo que más le temo es estar contigo y que tú me hagas sufrir de nuevo
Lo nuestro fue tan maravilloso y éramos muy felices los dos, pero poco a poco todo empezó a desvanecerse, a hundirse en la nada.
Quizás si lo supiera lo hubiera detenido para que no sintiera dolor, pero sobre todo para que no sufriera como está sufriendo ahora. Dime porque separaste nuestra luz si sabías que al hacerlo la mía se extinguiría ¿Por qué lo hiciste? No tengo palabras para decirte todo lo que siento a la vez quisiera decirte que te odio pero no puedo porque en realidad te sigo amando, a pesar de todo el daño que le hiciste a mi corazón.
Olvidarte y comenzar de nuevo, ojala y fuera así de fácil enséñame a olvidar tus besos, a controlar esa pasión que me hace volver a ti, tú me enseñaste a querer con toda el alma ahora enséñame como sacarte de mi corazón. Contigo fue que yo aprendí a amar, ahora enséñame como vivir sin verte ya jamás.

Hoy solo me queda decirte que, quizás tú volverás a amar como a mí pero te juro que a ti no te amaran como lo hice y lo sigo asiendo. Y que sepas que después de todo lo vivido te sigo amando y la decisión la dejo en tus manos si es que quieres que vuelva a sufrir por ti.

Por último explícame, porque dejaste que perdiera la cabeza por tu amor, porque hiciste sufrir a mi corazón, si ya no era nada si no sentías pasión, para qué hacerme volar con tu encanto ,para que si no hay nada, si solo fuiste mi ilusión.

Escrito por LLuvia de sol

Oct 6

Para empezar, quiero aclarar que todo lo escriba, para muchos serán simples palabras, pero en verdad lo que deseo escribir son mis sentimientos, los cuales e retenido y no los he hablado con nadie, a excepción de personas cercanas a mi, con esto quiero hacerles llegar lo que en verdad pienso, porque si no lo digo sentiré un gran dolor en mi. He tardado demasiado para pensar como debía empezar esta “confesión”, buscando palabras adecuadas a mi vocabulario pero al fin me di cuenta que las verdaderas palabras estaban en mi corazón y así escribiré con el corazón, ya que es el único que tiene la razón.
Siempre he admirado al “ser humano”, que es capaz de hacer cualquier cosa que se proponga. Pero también me da miedo, llenos de ambiciones, soberbia y poder, hacen de el, todo menos un “ser humano” y veo como la gente se va transformando en algo, temible, y cruel, con tan solo tener un poco de papel verde en sus manos. Pienso que el “ser humano” puede hacer lo que desee, pero también debe reconocer sus limitaciones, aunque una persona fuera de su juicio llegaría “muy lejos”…
El “ser humano” no puede vivir, sin, hablar de otros, engañarlos, matarlos e incluso juzgar a otros, y encima tenemos el descaro de hacernos la victima cuando nos pasa, pero “ mientras estemos bien somos libres de criticar a quien sea” cada letra de esta oración hiere mi corazón al igual que todas las maldades que cometemos día a día. Aunque mucha gente no se de cuenta, vive en un mundo de mentiras, ya que es mas fácil aceptar esa verdad.
Me duele y mucho el vivir la triste verdad, un mundo donde no existe ni un poco de compasión ni verdad, donde nos podes vivir sin estar pendiente de la vida del otro, bendiciendo, NO!!!! . Regalando nuestra dignidad por cualquier cosa…. Y perdiendo el sentido de la vida, la verdad de la existencia. En vez de atender lo que de verdad importa como aquellos niños que no tienen donde vivir y aun peor el cariño de una familia, la fata de recursos naturales y artificiales, damos mayor importancia a criticas o como debe vivir otra persona.
Por suerte tenemos algo llamado libertas de expresión, lo que nos deja elegir, y decidir lo que pensamos, pero quienes somos para decir que esta mal o no? Quienes!? en las decisiones de otras personas cada uno elige como desea vivir, pero que no se mal interprete siempre halo de vivir una vida digna e igual para todos, es que no lo ven, somos todos iguales. Mas allá del color de la piel , las costumbres, somos iguales porque todos tenemos un sueño, un deseo , un lugar que alguien que apreciamos, pero sin embargo no nos damos cuenta que lo menos insignificantes, es lo mas valioso e importante de la vida .
Deberíamos aprender a ser más sensatos en la vida y muchos menos tomar justicia por manos propia.

Escrito por Alexi

Oct 5

Dame tus manos y aprende a volar conmigo
Comparte tus sueños y llenarás mi mundo;
Deja que agrande tu alegría y mis lágrimas serán pequeñas,
Confía en mi sonrisa, que te entrega la vida entera;
Compartamos un mismo lenguaje, y hablemos sin decir palabra,
Intenta acercarte a mí cuando todos se hayan ido,
Deja que te roce el rostro, cuando tus derrotas se apoderen de tu vida.
Dame un motivo, para sentir orgullo desmedido,
Adopta mi postura, y hagamos sintonía por la vida;
Enséñame el rostro de la ternura compartida,
Abre tus miedos a mi mundo, y yo lucharé contra ellos;
Deja que lave tus dudas, y aprenderás a ver entre ellas,
Dame una sola duda, que yo seré juez pero no verdugo.

Deja que te llene el alma, te cantas de risas y alabanzas;
Comparte tu vida con la mía, y enséñame de lo que está hecha la vida,
Aprendamos a caminar juntos, y pondré mis hombros juntos a los tuyos,
Dime de qué está hecho el amor, y me dedicaré a predicarlo,
Dame tus sueños y horas, y dedícame la pasión de tu gloria;

Hazme entender que no es un quien gana, sino dos que vencen y gozan,
Permíteme ser pilar en tus fracasos, y mano suave en las victorias,
Enseñemos con el ejemplo y la paciencia, pero practiquemos con nosotros primero
Ten ganas de enseñarme tu vida, y yo poco a poco te daré la mía;
Seamos uno en los momentos difíciles, y dos en los momentos de gloria;
Procuraré ser ejemplo de firmeza y miraré como haces tú la grandeza.

Seré tu amiga si me lo permites y tu mi vida si me lo pides,
Lavaré tus lágrimas cuando te creas perdido, y tomarás mis manos cuando siente frío;
Sabré decir lo siento cuando me equivoque, y tu cariño cuando me sienta herida,
Trátame con delicadeza cuando miras al cielo, pero con miedo cuando ves al futuro,
Respetaré tus decisiones, y compartiré las consecuencias.

Seré quien te acompañe en cada etapa de tu vida
Quien te guía si te sientes perdido
Cuidaré de ti cuando estés dormido
Y te daré palabras sabias cuando te sientas confundido.

Seré quien necesitas cuando menos lo esperes
Y de quien enorgullecerse al estar conmigo.

Seré quien te diga cuando cometas errores
Pero también quien comparta tus múltiples logros.

Seré tu vida, tus sueños y tu compañera
Si tan solo tú al mirarte, sepas toda mi vida entera.

Escrito por pequeña

« Cartas anteriores Siguientes cartas »