oct 15

Hay ocasiones, en los que la vida nos hace vivir experiencias gratas, y no gratas.
Pero aún en cada una de ellas, Dios permite que nuestro ser, se fortalezca.!!

Hoy me enteré de una triste noticia, (que muchos de uds. ya saben amigos). Nuestra amiga Lian, está pasando por un momento crítico. Uno de sus preciosos hijos, está hospitalizado.!
Y estoy segura que esta noticia nos ha impactado, porque la apreciamos, y quienes somos padres, sabemos que el dolor por nuestros hijos postrados en cama, es incomparable.

Y en honor de su Hijo Leo, (que está en franca recuperación). y con motivo del cumpleaños de Erika, que seguramente está preocupada por su hermanit escribo esto que espero les guste, y sé que su linda madre les leerá cuando sea prudente.

Lo he titulado:

¡¡¡NO IMPORTA LO QUE PASE, SIEMPRE VELARÉ POR UDS MIS HIJOS!!!!

Justo caía la tarde, cuando al entrar a casa algo llamó mi atención.
Era el peculiar ruidito que hacen las pequeñas golondrinas “bebé”, cuando son alimentadas por sus padres.
Como son tres los polluelos en el nido, (tienen un espacio algo limitado).
Pero eso no impide que estén formaditos dispuestos a recibir su comida.
¡Qué emocionante es ver cómo llega el ave macho, con alimento en su pico!.
Sin embargo me sentí un poco triste, cuando vi que solamente un polluelo recibió el alimento. Mi curiosidad y la ternura que me produjeron, me rebasó. No podía irme.
Me acerqué a la ventana, y mirando fijamente a los pequeños polluelos, cuál fue mi sorpresa al notar que regresaba su progenitor con más comidita para ellos. (Ésta vez eligió a otra cría). Y me dije: ah con razón!!
Los alimenta sabiamente por turno.
Faltaba uno de ellos, y no me quería ir sin antes asegurarme que recibiría su “dotación”. No pasó mucho tiempo, en que sucediera, pues el pájaro padre, iba de un lado a otro con prontitud.
Pero eso no quedó ahí. Este suceso se repitió dos veces más.
Y me dije: Wow! Son de buen comer!! (y todos recibieron varias veces el sustento de la tarde).
De pronto un polluelo se para en la orilla del nido y se da la vuelta.!
De pronto pensé… Ay no! Se va a caer si se sigue moviendo!!!
Pero no! (Más pronto me habría caído yo de unas escaleras). Lo que a éste chiquitín lo motivó a voltearse de espaldas, fue su necesidad biológica por “arrojar” lo que no debía quedar en su diminuto ser.
¿Qué cosa?.. Pues nada menos que “popó”.
Y muy quitado de la pena; sin percatarse de que era observado por mis ojos escudriñadores: Me dio tremendo espectáculo. Siguiendo su ejemplo; sus hermanitos.
En cuestión de minutos , ya el piso era víctima de sus “acciones”.
Pero si creen que era todo lo que voy a compartirles, se equivocan.
Pues una duda me sobresaltaba. ¿Porqué el progenitor trabajaba a marchas cansadas, sin descanso alguno?…
Parecía que “algo más” lo apresuraba a terminar con esa ardua faena de la alimentación.
Y no era para menos!! Porque en cuestión de unos 15 o 20 minutos un tremendo chaparrón llegó de repente, sin previo aviso. (Al menos para el ser humano). Pues los animalitos tienen la cualidad de presentir los fenómenos que se suscitan en la naturaleza.
La lluvia fuerte, impediría que los padres siguieran volando. Y aún así a la golondrina “macho”. Le tocó mojarse un poco.

Qué maravilla!!!
Ante mis ojos estaba la mejor lección de responsabilidad que pude tener en este día.
Cómo unos seres tan indefensos y pequeños, se juegan la vida, por cumplir su cometido: VELAR, ALIMENTAR, CUIDAR Y AMAR ASUS HIJOS.
Cabe mencionar que mientras el pájaro jefe del hogar anda fuera, la madre se queda al cuidado de sus crías.
Más no los sobreprotege, ella sabe que no se caen al suelo ya, pues si una cría se resbala, los hermanitos lo ayudan a subir nuevamente al nido. Al mismo tiempo que quien está por caer, mueve sus alitas para conservar el equilibrio.

escrito por Silvia

oct 14

Escaleras que mi camino por ahora conforman, llevándome a una altura considerada, de repente me encuentro bajo un domo obscuro y gigantesco, dotado bastamente con luces estelares, tan lejanas, tan brillantes, tan misteriosas, que mi pequeñez humana es tan notoria, de pronto algo mi atención aclama, encegueciéndome por un instante corto, presumiéndome la bella aurora que su presencia emana, cautivando mi humilde atención, creando un puente imaginario entre lo posible y lo imposible dejándome soñar despierto,…que hasta ella puedo llegar…pequeños momentos que hacen la diferencia no crees?, ver estos instantes desde la perspectiva mas compleja es: ver su esencia desde la creación del mismo, disfrútalos al 100%

Escrito por Diego Avilaes Rosales

oct 13

Acércate a platicar. Y bien hijo dime como es ella, ¡ella! es como mi imaginación, ¿a que te refieres? A que ella puede sorprenderme es maravillosa como los arcoíris, bueno hijo es el amor, pero es tan linda como las flores con colores pintorescos, eso es normal a tu edad, mas una cosa papa ella tiene novio. Y no se como calmar las ansias de mi corazón, escucha recuerda que en días nublados tiene que salir el sol, tu no entiendes papa. De verdad tiene un novio y lo ama, mira hijo las mujeres pueden ser arcoíris, estrellas y hasta una serie de experiencias dolorosas, mas no es la única, debe haber mas en este pequeño mundo. Lo se, mas no puedo cambiar mi mirada a otra mujer, se te dará en el corazón, volverás a reflejar arcoíris y flores en otra linda mujer, y es que el amor no termina en un mujer el amor termina en el corazón de dios, donde nos provén de nuestras lindas y queridas mujeres como tu madre. Ya veras que otra chica ocupara tu imaginación y tu corazón.

Escrito Porel Estrobillo

oct 11

Recorro mi camino cada día, a la busca de una salida
Miro como las olas me Van mojando sin estar el mar
Observo como las águilas emprenden el vuelo
Y veo a un cristal dentro del infierno

¡Ho¡ aquel día en que estaba el cielo de mi lado
Donde lo que respiraba era la deidad de un tornado
Ya no he visto la laguna perdida donde nos encontramos
Pero aun recuerdo el viejo árbol en donde yo te he buscado

La flama de un territorio valido
Es la llama que corazón ha perdido
La forma de una nube se ha formado
Y tu imagen a mi aura ya no se ha instalado

Solo recuerdo cuando te encontré en un espiral de depresión
Llorando por la ausencia del sol
Preguntando que si las plantas eran tu paso
Pero se que la lluvia mojara tu cosecha

Despierta bella tulipán
Estas en mi jardin en donde el Agua nunca faltara
Solo recuerda la laguna perdida donde yo te conocí
Y mirame rodeado a ti amándote con ansiedad

El llanto de los cielos nunca cesara
Al perder el aliento de una antigua deidad
Pero que persiste en la eternidad
Si recuerdas la laguna perdida donde un gran amor encontraras.

escrito por Migue

oct 11

Permíteme Señor vivir en honestidad para conmigo mismo y mis semejantes,
que tus obras bellas, pueda entender, así como tus designios.
Para evitar las guerras y múltiples enfermedades, encontrando regocijo en tu dominio cálido y guardar a los niños y los viejos, en este mundo en caos, que tu reino lleno de
paz y amor está.
Dadme serenidad para entender lo incomprensible de los hombres y el mío propio,
que en su mutismo arraigado, tienen derecho a ser ateos y agnósticos, en su libre albedrio, escuchando mis clamores, que en el fondo son amores contigo,
buscando la verdad de mi espíritu, sin secretos los corazones conoces,
que mis palabras podrían vanas ser.
El valor iluminado en la fe y la esperanza, de tu sagrada voluntad, sea contigo y en la tierra, en tu tiempo y no en el mío, que siempre suplico lo que quiero
y no lo que necesito, Tú amigo mío.
Aún sabiendo que los recursos escasos son y tantos somos, con hambre en esta tierra tuya, si no es tu culpa, sino la mía.
Sabiendo que mis profundas deudas con mi prójimo no perdono, pero clamo a ti en hipocresía, para que perdones las mías, en santo clamor, purificando mi alma falsa.
Señor ante estas palabras sacras, mis instintos se revelan en tentación y mis sentimientos navegan desorientados, libérame de mis fallas y del mal proceder, yo pecador me declaro, esperando tu perdón.
Dadme sabiduría en tu amor de Padre, que vives en los cielos, para hacer las diferencias en reconocer las entidades que puedo cambiar en tu nombre, quítame la ceguera espiritual, que hermano soy del ciego de Jericó.
Señor si tuyo es el reino y el poder del universo y tu voluntad no es la mía, sino una dádiva inmerecida, os suplico morir en la tierra sagrada de mi padres, que mi alma estará en tu gloria, si así lo permites.

escrito por carlos Enrique

« Cartas anteriores