ago 25

Todo empieza de la manera más ordinaria, abro la puerta, mi enamorado pasa a la sala de la casa, mi madre que estaba en el fregadero se vuelve hacia mi, pregunta. Que película van a ver?,
Creo que una de suspenso respondo. Bueno pues que se diviertan.
Caminamos por la calle. Tenia yo 14 años, él 16.
En el cine, el muy ufano me ofrece un asiento, vemos los avances de próximos estrenos, todo se queda oscuro y viene la película.
Su brazo izquierdo se desliza por el respaldo del asiento hasta casi rozarme el cabello, unos tambores me hacen estremecer.
Al terminar la película enfilamos hacia mi casa jugando y riendo.
Nos detuvimos en el hall de la puerta, tomados de la mano, hablando muy bajito.
Aparte una luz muy tenua en lo alto de la escalera.
Alcanzo a oír el ruido de un auto al pasar, escuche a medias lo que EL me decía; estaba pensando en si me besará.
En eso escucho la vos de mi hermana. No olvides cerrar con llave la puerta.
Encojo los hombros avergonzada, el me dice, será mejor que me vaya.
Ninguno de los dos se movió, lo mire a los ojos un segundo sin pensar cerrò los suyos, nuestras caras se toparon.
Por una fracción de segundo me sentí torpe; pero luego el tiempo se detuvo, ¡no oía nada!, ¡no veía!, ¡no pensaba!. Cada átomo de mi ser se había fluido en mis labios.
Su boca se fija en la mía y empieza la danza, el cariño se desboca en cada intervalo, en cada roce, en un fragmento del beso nuestros labios provocan al callado tiento.
Y me dio el primer beso.
¡Me siento en la gloria!
“Ya me despedía y palpitante cerca mis labios, sus labios encarnados”.
No quería soltarme de sus brazos, seguía en las nubes.
Camine de prisa, subí las escaleras, olvide de cerrar la puerta con llave, Todo mi ser palpitaba con los latidos de mi corazón, respire profundamente.
Cuando lleguè al dormitorio mi hermana pregunta.
Como estuvo la película?.
Que como estuvo la película???… ¡ Como esta el mundo!… Mi mundo.
Me metí en la cama y tarde un largo rato en quedarme dormida.

“Con un beso se roba el alma. Con un beso se dice adios.
Con su beso se pierde el hombre, en los idilios del amor.”

Carta de amor escrita por Soniah

ago 25

Pasaron días antes de volver a ver a Emile y cuando por fin lo vi

lo note algo ausente, le pregunte que le pasaba pero no me quiso contestar ,

hablamos de muchas cosas del mercado internacional, de lo que repercutiría

en el futuro sobre el mundo, etc., etc. Así nos pasamos varios meses, hablando

de un tema u otro y para cuando me di cuenta ya me había enamorado

locamente de él . Un buen día me dijo:¿Sabes, recuerdas aquel día al poco

de conocernos que me preguntaste que, que me pasaba porque parecía

ausente?( Yo apenas lo recordaba, quizás porque había pasado varios

meses o quizás simplemente porque lo pasaba tan bien con el que no

quería recordar lo malo) Pues la verdad, no lo recuerdo. Bueno da igual,

(me respondió él)el caso es que ese día estuve pensando y desde entonces

llevo haciéndolo (¡Uf! me temí lo peor porque cuando una persona utiliza

tanto tiempo para una idea nunca suele ser para bueno o por lo menos,

así pensaba yo)Dime¿ Qué te tiene tan preocupado pensando para que

te tenga así tanto tiempo? Creo que a estas alturas tendrás la suficiente

confianza como para decírmelo. Exactamente esa es la palabra, confianza.

Para mí la confianza no hay que pedirla si no ganársela y es por eso que

he esperado tanto tiempo( Por un momento pensé que al final se había

rendido a mis encantos y al final había decidido tener algo mas conmigo,

así somos los enamorados albergando siempre esperanzas hasta que nos

damos de bruces con la realidad)¡Te propongo un trato!¿Un trato?

(le pregunte yo)¿Qué clase de trato?¡ Verás! Tú dices que estas

locamente enamorado de mi ¿No es cierto?¡Si es cierto!

¿Estarías, dispuesto a hacer lo que fuera por mí? Piénsatelo

bien antes de contestarme¿ A dónde quieres llegar? ( le

pregunte )¡ Tú dime sí o no ¡ Bueno tan poco hace falta que

te pongas así, me refiero a tanta prisa. De todos modos tú ya sabes

la respuesta ¿Y? Pues, si ¿Conoces el cuento de Barba Azul?

(Me preguntó)Bueno…s…si algo se ¿Ese no era el que encerraba

a las mujeres y luego las mata ba o algo de eso? Bueno no era

exactamente así. (Me contesto algo molesto por mi vago

conocimiento de la novela) En realidad, él lo que hacia

era casarse y les ponía una prueba de su sinceridad y

confianza, quería saber hasta dónde podía confiar en ellas

la prueba consistía en que él ,le daba absoluto dominio

de la casa dándoles las llaves de todas las puertas, pero

a cambio nunca podían abrir una de las habitaciones

de la casa que permanecía siempre cerrada¿ Y ?

(Le pregunte yo)Pues que la curiosidad mató al gato

¿A qué te refieres? A que al final todas terminaban

abriendo la puerta¿ Y que había dentro? Pues los cadá veres

de las anteriores mujeres ¡Uf! Un poco macabro ¿No crees?

menos mal que solo es un cuento.(La verdad me tenia desconcertado

y nervioso nunca lo había visto de aquella manera con aquellos ojos,

perdidos que parecieran que tramaran algo y nada bueno)En realidad

todo el libro es una metáfora ¿A qué te refieres? A que él, le había

puesto todo el mundo a sus pies a cambio de una pequeña prueba

de confianza que nunca superaban. No creo que su intención fuera

matarlas hasta llegada la traición. Quiero decir que si su avaricia,

codicia, curiosidad e infidelidad hacia la promesa que le habían

hecho ,no hubieran tenido ese destino, tan trágico, él solo

les había pedido un voto de confianza y ni si quiera eso

cumplieron(Mientras me decía estas palabras sus ojos se

inyectaban de rabia y rencor)¿Bueno y que tiene que ver todo eso

con nosotros(Le pregunte temiendo la respuesta)Pues que yo

quiero ser tu Barba Azul y tú serás mi habitación cerrada ¿Cómo?

No te entiendo. Ya lo entenderás cuando te lo explique…

ago 9

Me encojo sobre mi misma, para esconderme del mundo y que no sepa nadie que existo, porque existir así, no es tener vida, a sabiendas de que se tiene.
Me acurruco en la habitación más oscura de la casa y allí permanezco horas sin salir, porque no quiero ver luz, porque en la que queda, él ya no está.
Perdí una senda que me llevaba a la felicidad y ahora en este laberinto de emociones tan sólo se que le amo, que siempre le voy a amar.
Le añoro como quien tiene una dependencia que le hace vivir obsesionado por conseguir la dosis y a mi me faltan sus dosis de amor.
Le quiero sobre todo lo que se puede amar en esta vida, le quiero conmigo, para mí, porque él es un regalo para quien le tenga.
Me emborracho de su recuerdo y cuando aparece la resaca, todavía le sigo recordando, porque le amo, más allá también de la cordura y la locura.
Su imagen es como algo que prevalece delante de mis ojos sin verlo, pero yo lo presiento a cada momento, con su risa, con su hermosa voz y con aquel te quiero que me dijo la última vez que le sentí mío.

Carta de amor escrita por Grecia R